sábado, 20 de octubre de 2007

Compartir vs Competir

Distintas teorías de la Psicología analizan el comportamiento del individuo en su trabajo. Las mismas las respuestas a distintas necesidades: fisiológicas (alimentos), seguridad para substistir en el mediano plazo (trabajo, obra social, vivienda), sentido de pertenencia a un grupo de trabajo, poder para influir con sus ideas, reconocimiento de la labor que hace y la capacidad de obtener el logro, a través de la exigencia y la autoexigencia. Si bien cada punto es un “todo” para analizar, sirve para entender la base para fundamentar un tipo de actitud, que surge de quien piensa en el “logro” y se extiende en lo que es “reconocimiento”, “relación”, “autorrealización”.

Bien común vs yo mismo

En muchas redacciones abundan los periodistas egocéntricos o “estrellas”. También están los de bajo perfil, que miran hacia adentro de sí mismos; son aislados pero se convierten en gente de confianza para los editores (como lo son algunos que trabajan en las secciones de Economía). Por último, extrovertidos, alegres e ingeniosos, pero a la hora de dar consejos dicen la mitad de lo que saben, porque perciben una rara sensación deque compartir la confianza de sus conocimientos es sinónimo de “andate: te estás en mis cosas”.
Aquí aparece el siguiente planteo: ¿competir (no ser solidario o serlo a medias) vs compartir (ser solidario por el bien de la empresa y de uno mismo)?

Tirar hacia el mismo objetivo
Un periodista estrella piensa que el artículo publicado tendrá como efecto un aumento del reconocimiento de la opinión pública hacia él. Inclusive sentirá satisfacción si recibe un llamado telefónico de un funcionario público o empresario que resulte “víctima” de esa publicación. Pero seguramente no sabrá cuántos números se publicaron durante ese día, como tampoco si la gente también leyó otras secciones de ese periódico. El efecto del “reconocimiento” es inmediato, por más que los números no hayan sido muy redondos para la empresa y el diario de la competencia haya vendido más. Jamás le va a interesar esto último.

Un periodista que trabaja en un medio digital no puede tener este perfil, porque en general se trabaja bajo un lenguaje informativo y su labor no consistirá en escribir un artículo “estrella” por día, sino más bien en redactar y hasta editar noticias locales, pero también del exterior, deportivas y de interés general. Puede estar ocho horas sin que se dé cuenta: lo que va a quedar es cuántos cables de agencias editó y colgó en los últimos momentos, cuántos partidos de fútbol armó con el minuto a minuto, la cantidad de imágenes que editó con el pothoshop, cuántos minutos de radio y televisión editó para el contenido multimedia, y los suplementos virtuales y contenidos que armó (horóscopo y clima, sobre todo). El trabajar así, a muchos periodistas le modifica la estructura de la percepción de lo producido: se pasa del “reconocimiento individual” de su labor al interés en conocer si todo lo que hizo sirvió para ganar más (una meta de "logro" que puede generar una imprudente autoexigencia) . Al tener acceso a estadísticas de visita, se genera la satisfacción o frustración, esto último, sabiendo que las cantidades de visitas inciden mucho en lo que son los números y por ende, en la posibilidad de estabilizar su trabajo con mejor remuneración.
Un periodista egoísta no puede subsistir con este esquema. Es imposible que imagine al periódico en estado de bancarrota. Si es así, prefiere negarlo, porque tanto el mensaje como el medio son estrellas.
Se trata de mirar hacia arriba para lograr como objetivos la comunicación y el crecimiento de lectores y hacia los costados, para lograr eficiencia e integración en la labor grupal). Todo ello lleva a fortalecer un nuevo perfil, que tiene que ver más con lo humano que con lo profesional: ser solidario.

Sentido práctico

Ya no se trata de una cuestión moralista o sólo aplicable en fundaciones, iglesias y asociaciones sin fines de lucro. El objetivo es tener un sitio creíble, actualizado y con contenidos que atraigan un tiempo considerable de lectura por parte del receptor. Entonces de nada sirve pensar qué ventaja le puede sacar un colega de trabajo a otro cuando se está publicando en forma permanente. Es necesario ir a la acción y a la vez, revisar las acciones de los compañeros de grupo, ya que todos están con múltiples labores y el efecto de los lectores ganados es igual en todos.

Comprensión

Si uno se equivoca por un tipear mal o por hacer un título no muy original, y quien advierte este error tiene a manos la solución, es bueno aprovechar esta oportunidad para transmitir la experiencia al otro y no recriminarle un acción que ese mismo periodista puede llegar a equivocarse. En el periodismo digital, desde el redactor hasta el editor de contenidos multimedia o director periodístico, son susceptibles de tropezar con la misma piedra. Y cuando, por un error no intencional, se recibe un consejo o un alerta, en vez de una recriminación, el periodista gana más confianza y seguridad, y con ello logra trabajar con menos miedo y con más entusiasmo. Con este esquema es más fácil asimilar una innovación en el producto.

… competir desde el compartir

¿Qué sentido tiene? ¿para qué sirve? Sirve para lograr el objetivo de que el mensaje emitido sea leído por el receptor y para conseguir más lectores. Y el sentido consiste en darle un aspecto inteligente y a la vez constructivo al hecho de competir. El primero tiene que ver con mirarse a sí mismo más que mirar hacia arriba. Un periodista achanchado carece de un espejo en el que pueda detectar los puntos a mejorar. Como el periodista digital no cumple con esta condición, es necesario tener la humildad de saberse mirar a sí mismo, pero “con inteligencia” para no caer en la baja autoestima. Así descubrirá no sólo los problemas, sino también las soluciones. Hallar una solución implica la posibilidad de crecer profesionalmente. Y si esta actitud se comparte, sin dudas que se logrará un doble crecimiento: el profesional y el del . Resultaría contradictorio advertir que un diario digital crece en forma desproporcionada a la de sus periodistas. Si el medio periodístico crece y el periodista, no, ante la falta de presupuestos que caracteriza a los diarios electrónicos, lo más seguro es que ese periodista achanchado sea dado de baja o derivado a otra sección de la empresa. El responsable de la web quiere una redacción integrada, competente y con gente abierta. De este modo, el compartir ya deja de ser un ideal para convertirse en un elemento clave para el funcionamiento de la redacción.

Compartir el diálogo

Se trata de una actitud madura que consiste en ser constructivo y a la vez, crítico. Esto quiere decir “ser solidario” con la noticia y no ser una persona cerrada ante una fuente. Por ejemplo, un periodista radial es menos objetivo que uno gráfico a la hora de hablar de la Iglesia Católica, aborto o policías asesinados. Es raro que se hable más de un policía asesinado que de un piquetero asesinado. También es raro que se hable de aborto sin dejar mal parado a la Iglesia, o hablar de la Iglesia partiendo de lo que es la información estrictamente religiosa. Es difícil que n periodista ideologizado sea naturalmente objetivo y eso se percibe mucho, aunque él crea que su postura es el punto de vista "normal" del tema.
Quien integra una redacción digital puede caer en la tentación de trasladar su visión parcial de la realidad o prejuicios a la forma de titular la noticia, por ejemplo. Para evitar ésto es necesario ser comprensivo con las circunstancias. Comprender no significa justificar, pero sí dejar de lado los prejuicios personales –es decir, ser realmente un profesional-, y tener un acercamiento con las distintas fuentes de las noticias. Esto implica contar con una actitud para el diálogo con el compañero de trabajo que no piensa como él.
Predisponerse al diálogo y no al prejuicio significa ser una persona (periodista) abierta. Ser abierto conlleva el resultado de aprender más. Esto último significa superarse, es decir, competir consigo mismo. El resultado final es saber comunicar mejor, y en este caso, lograr mayor audiencia, ya que el receptor respetará más al periodista por su actitud abierta y a la vez, profesional.
Ser solidario con la realidad, en este caso, significa no tenerle miedo al diálogo con pro-abortistas (sino uno es anti-abortista), con pro-menemistas (si uno rechaza al ex presidente peronista) y con sectores ideológicos extremos, aunque el periodista no comparta lo que sostiene el entrevistado. El que dialoga obtiene un resultado informativo. El que no lo hace, reemplaza esa noticia por un monólogo construido con prejuicios.
Si se quiere obtener más lectores, esto último no sirve. Por lo tanto, ser solidario con el medio emisor significa ser solidario con la realidad, a través del diálogo. Por otra parte, quien se inclina hacia el diálogo puede una buena relaciones con las fuentes, algo que en el periodismo digital resulta muy útil a la hora de hacer los últimos momentos.

Sinergia: “compartir” los recursos de la organización
Si el periodista digital trabaja en un multimedio, tiene que lograr que el sitio se promocione en las radios, canales de TV y diarios de esa empresa comunicativa. Esto se llama “sinergia”. El objetivo consiste en lograr más lectores “locales”, es decir, crecer el porcentaje de lectores que viven en la región emisora del medio respecto de quienes siguen al sitio desde otras provincias o del exterior. Los anuncios publicitarios (banners) saldrán de quienes viven en la región emisora. Todo ello implica un comportamiento solidario del periodista con el medio principal de su organización (si es un diario, con la versión papel, y si es con un multimedia, con los canales de TV, radio y diario).
Compartir en lugar de competir es la clave para que haya satisfacción personal y grupal. Esto surge como fruto de la actitud y de la personalidad del periodista, pero es bueno cultivar este comportamiento, porque traerá consiga mejores resultados en el trabajo, ya trabajar por el bien de todos es una acción que se percibe con facilidad.
Es difícil (admitámoslo) y lo ideal sería que no se llegue a la instancia de ser la última carta para jugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario