jueves, 25 de septiembre de 2008

S.O. S.: se cayó el sistema

Una constante de este trabajo es cuando el programa administrador de contenidos se cuelga o directamente se cae Internet. Es como frenar de golpe una Ferrari que va a 300 kilómetros por hora ante una pregunta que no tiene respuesta: ¿y ahora qué hacemos? Esto último porque Internet se convierte en la principal fuente de información, del modo que casi el 100 por ciento de la producción depende de lo que está en la Red. Imaginate lo que es, entonces, laburar a mil y de repente encontrate con que no podés laburar más.

El caso más extremo lo viví en Los Andes Online. Recuerdo que una vez no sólo se cayó el sistema sino que también se perdió gran parte de todo el material publicado en un día. No quedó otra que dejar pasar tres días para hacer una imagen de las carpetas locales publicadas para volver a enviarlas al servidor (en ese momento estaba en Córdoba, cuando ese diario trabajaba con un servidor y medio).

También muchas veces pasa que estás trabajando de lo más bien y de repente abrís el navegador para ver cómo marcha lo publicado y te encontrás con que aparece la mitad de la página, solamente. Naturalmente, lo primero que te sale de adentro es decir que estuviste trabajando al pedo.

Los técnicos, una relación que hay que saberla llevar

Pasa que cuando se cae Internet (que generalmente es por ratos) o el programa administrador de contenidos no funciona hay que llamar al técnico para que lo arregle.

Mi experiencia en los dos diarios digitales de Mendoza indica que hay que llevarse bien los técnicos, que son personas que muy difícilmente vean las cosas de igual manera que en la redacción. Ante todo por las siguientes razones:

1)      No sienten la urgencia de publicación de los periodistas

2)      Si es posible intentarán echarte la culpa a vos, lo que genera más impotencia (lamentablemente en esto último muchas veces aciertan)

3)      Si no se les avisa que es un caso de urgencia, son capaces de anotar el pedido en un papelito y arreglarlo recién cuando a ellos les parezca oportuno

4)      Si te tocó llamarlos un sábado, domingo o viernes después de las 20 horas…sonaste.

Cuando hice el curso de DBA Oracle en la UTN de Mendoza compartí experiencia con técnicos. Realmente ellos son científicos, por lo que no es prudente intentar apurarlo. No sirve. Además, son personas que manejan otro nivel de crítica y de cuestionamientos que el periodista, por lo tanto sus planteos muchas veces nos caerá mail y otras veces resultará inútil que nos entiendan. Hay que respetarlos y valorarlos, y en lo posible, explicarle con detalle y letra chica el problema que afecta a Internet o al programa administrador de contenidos del diario digital.

El Plan B, la única salida

Últimamente, cada vez que Internet no permite hacer bien el trabajo, aprovecho esos minutos libre de publicar para leer lo que ya publiqué hasta ese momento (casi siempre me encuentro con errores ortográficos, de tipeo o de mala composición sintáctica) o me anticipo para hacer algunas tareas que no dependan de Internet, como la elaboración de posibles temas para las encuestas online o inclusive, para la lectura con más detalle de la edición impresa, que siempre debemos tener sobre nuestro escritorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario