martes, 28 de octubre de 2008

Editor de investigación, un nuevo curro

Si nos ponemos a leer cualquier periódico online vamos a encontrar un montón de notas curiosas, gran parte extraídas de agencias de noticias. Esas informaciones quizá hace muchos años no tenía lugar en el periodismo porque los medios eran tan esquemáticos que sólo cabía la noticia con impacto político. Ahora cada vez hay más de “un estudio reveló que las mujeres que toman café se le reducen los pechos” y muchas cosas más. Este tipo de noticias curiosas y otras más han hecho algo no tan bueno para mí: equiparar la noticia construida totalmente en la calle, fruto de la investigación, con la noticia curiosa construida por una agencia o sitio alternativo. Así como antes habían periodistas de investigación, hoy lo que abundan son editores de investigación, es decir, sujetos que investigan todas las páginas web de donde sacar noticias curiosas.

¿Por qué pasa esto? Yo creo que hay dos razones: primero, porque es muy divertido hacerlo (y estamos seguros de que también divertirá al lector) y segundo, porque resulta más “productivo” publicar cinco notas que parecen investigaciones –ya que gran parte de ellas son estudios científicos- que una sola nota que requiere tiempo e investigación. Una nota de investigación te puede salvar la edición de un día en el papel. Pero en un diario digital, una nota de investigación no te salva nada, porque la dinámica misma la excluye de las posiciones más jerárquicas de la home cuando ya cumplió su tiempo de estadía en las zonas más vistas. De este modo se crea el vicio de buscar y buscar (investigar la Red) hasta encontrar el informe bien trabajado que haya hecho otro. Como Internet parece un mundo más real que la misma realidad –porque no existen tantas trabas para llegar a la noticia como lo es el mundo real- entonces todos los editores tenemos la tentación de salir a buscar la noticia construida allí afuera. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario