viernes, 10 de octubre de 2008

¿Publico o no publico?


Anoche, en la Redacción uno de los periodistas que hace los últimos momentos se estaba enterando de que el mendocino Reveco encabeza el ranking de la AMB. Entonces se hizo la pregunta que encabeza este post. Finalmente no lo publicó. Y no es que se lo prohibieron antes. Es que no es común que ante una primicia que va a llevar el papel venga un editor o jefe de noticias del papel a decirte “eso por ahora no sale en Internet”. Se trata de una decisión en donde se mezcla la ética periodística y empresarial. Un poco complicado, se podría decir.

Alguien que se animó

Ayer me comentaba Nacho Castro que existe un diario digital, no sé en qué lugar del mundo, que directamente publica los contenidos de la edición impresa en los últimos momentos del día anterior a su publicación, es decir, hace su cierre de página simultáneamente en el papel y en el online (como decimos aquí). ¿Para qué? Por dos razones: sabiendo que los diarios digitales tienen un pico de visitas durante las mañanas y una baja considerable en la tarde/noche, si se publica la edición impresa en la tarde/noche del día anterior a su publicación seguramente aumentará el volumen de lectores durante esas horas, lo cual no está mal. Por otra parte, la idea es que esto sirva para que ese lector sepa de antemano qué saldrá al día siguiente, en la edición impresa, para comprarlo (o para no comprarlo). Sin dudas que se trata de un experimento. Aquí en Argentina esto se vería como un suicidio periodístico. A lo sumo, el límite del riesgo lo está fijando en estos momentos el diario Crítica de Lanatta: el proceso de armado de las páginas de la edición impresa se visualiza en Internet, pero sin mostrar todo el contenido de la nota. Se trata de tentar un poco.

Miedos

¿Qué pasa si publicábamos la primicia del boxeador mendocino? Ahí nomás lo sacan Mdzol, Los Andes, El Sol, Jornada y hasta el Olé de Clarín. Se pierde la primicia. Pero se ganaba, eso creo yo, un pequeño bocado de prestigio a la parte informativa del diario digital porque ¿qué sucede si la audiencia empieza a digerir la idea de que un periódico sabe más de lo que dice pero prefiere decirlo después? Puede que pase. Pero convengamos que poner en riesgo una primicia significa un riesgo extremo cuando existe una versión impresa de un periódico. Y en el fondo sucede muy a menudo porque una redacción numerosa generalmente trabaja y produce primicias.

Otros casos

También pasa cuando sabés que el hecho sucedió pero no tanto cómo sucedió. Una vez me tocó editar el último momento a la noche y me entero de que habían robado anestesia en el hospital Central. Entro a Mdzol.com (en esa época aún no nos cortaban el filtro para ver su página) veo un título que decía que ese hospital se había quedado sin anestesia. Agarré el teléfono (no sabés lo difícil que es aguantar esos momentos en que te querés publicar todo) y averigüé algo: la policía estaba investigando. Al rato me entero de que en realidad sólo se habían robado la anestesia sólo en uno de sus quirófanos. Entonces, ¿realmente el Central se había quedado sin anestesia? 

Es bueno hablar aquí de las sensaciones falsas: una de ellas es el sentir que estás publicando la verdad, pero un poquitito tarde (porque el delincuente que se robó la anestesia no fue considerado en avisarme lo que estaba haciendo mientras cometía ese delito). 

La sensación falsa de frustración de publicar después de que sucedió el hecho es un mal que aqueja a los periodistas que hacen los últimos momentos. Ya no alcanza para decir las cosas apenas sucedieron: si no te anticipás, no sirve, hasta el punto de contar las cosas antes de que sucedan. ¿Se podrían imaginar un diario digital que diga “esta noche, a las 23, un delincuente asesinará a un vendedor ambulante en la Cuarta Sección?”. Seguramente nos sentiremos Superman porque lograremos captar la atención de todos y porque también, de paso, lograremos evitar ese hecho.

Cuesta parar la pelota. Es una característica del oficio que aún tenemos que aprender a dominarlo. En estos casos, el periodista que conoce y aplica algo de ética cuenta con una mínima ventaja respecto del resto. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario