martes, 4 de noviembre de 2008

¿Quiénes sacaron las fotos?

Mientras armo las notas de la sección Tecnologías me encuentro con la obligación de ilustrar ese artículo con una foto. Hace mucho, cuando trabajé para el papel en Los Andes y en La Nación, la búsqueda de la imagen era una tarea que empezaba y terminaba en el Archivo del diario. Y para ello generalmente tenías que contar con la ayuda del encargado del archivo para que pudiera hallar la imagen del político, de la ciudad o de la circunstancia del hecho que se estaba informando. Todo ésto podía llevarte hasta una hora, porque a veces el hombre del archivo se tomaba su siestita y volvía más tarde al diario, u cientas razones varias. El resultado final, sí -admitámoslo- era una buena imagen. Muchas veces el mismo fotógrafo terminaba resolviendo este problema. Una imagen hecha especialmente para la nota.

Ahora nos fuimos al otro extremo. Para los últimos momentos necesitamos muchas notas con sus respectivas imágenes. ¡Qué fácil: todo se resuelve con Google y Youtube! Es cuestión de saber elegir la palabra clave y lograr dar con la imagen que querés. Y eso sí, tener cuidado de que no se trata de una imagen de un diario o canal de televisión. Mejor si esa imagen sale de un blog, porque yo le atribuyo la fuente de esa imagen al blog. Hasta ahí todo bien.

Pero un día, sin querer, me encontré con una imagen propia en la primera tanda del resultado de búsquedas de imagen de Google. Allí me llegó el mensaje: ¿Cuántos blogeros -y también periodistas de medios digitales- usarán esta imagen? ¿Qué créditos van a usar? ¿En nombre de quién?

Sin darnos cuenta, muchos periodistas de medios digitales hacemos notas y notas con sus respectivas imágenes, tan bonitas que pareciera que muchos de nosotros somos los dueños de las mejores imágenes del mundo. Pero a la vez no sabemos quiénes son los dueños reales de esas imágenes. Algunas veces me he tomado el trabajo de hacer una persecución de una imagen a través de blogs, para finalmente dar con algún periódico que sea el punto de partida de esa imagen. Y me ha pasado de encontrarme que entre blog y blog esa imagen se filtró también en un medio periodístico.

Todo ésto es un tema de debate. Digamos que alguien abrió una ventana y todo el mundo echó sus fotografías por esa misma ventana. En fin, así es. Sin dudas que este fenómeno beneficia tanto a los medios como a los blogueros. Aunque si revisamos con la conciencia aparece éste mensaje: los usuarios van a reconocer al propietario de la imagen por la calidad del medio que lo publica. Si uno cree en un medio, entonces también cree en el grado auténtico de las imágenes que acompañan a ese medio periodístico. Por eso queda mal que un medio prestigioso coloque una imagen no muy bien trabajada, como también que un blog común y corriente extraiga y publique una imagen de un diario gigante como Clarín o El Mundo sin insertar un vínculo en esa imagen, que lo redireccione hacia la web de ese medio prestigioso. 

1 comentario: