lunes, 1 de diciembre de 2008

Cómo salvarse de los contenidos vacíos

Últimamente en las misas de los domingos, con toda la razón del mundo, los curas cargan contra los medios de comunicación que difunden noticias vacías, superficiales y descargadas de significados. Todo apunta a ese miedo contemporáneo de dirigirse hacia la verdad, es decir, hacia lo que tiene algún sentido profundo que a uno le haga parar la pelota para saber si marcha o no marcha bien en la vida. En síntesis, demasiado consumo, demasiadas malas noticias de lo mismo y demasiadas ausencias de respuestas a los grandes problemas que el ser humano eligió vivir (porque no se le puede echar la culpa a Dios de ser víctima de un crimen, robo o accidente automovístico, por ejemplo, porque es consecuencia de un acto libre del ser humano).

Un esfuerzo para esquivar lo vacío

La verdad de todo este asunto es que al menos los medios gráficos y diarios digitales brindan la opción de elegir entre información hueca o información valiosa. La clave está en la ubicación de ese contenido.

Por ejemplo, Mdzol.com tiene una política muy clara: todo lo que va en la columna derecha es la información para reflexionar, la que busca profundizar la realidad. Una suerte de editorial extendida, como si fuera del estilo de diario europeo como lo fue el diario Perfil en sus primera etapa (que fracasó por ser demasiado reflexivo). En fin, más allá de las coincidencias o no con la línea editorial, todo lo que aparece en esa columna derecha se lo puede llamar información valiosa y con sentido, porque directamente apunta a ese sentido.

Diario UNO versión digital digamos que apunta hacia el otro extremo: coincidiendo completamente con lo que dicen los curas acerca de que la información chata y superflua es la que hoy manda, lo que hace este sitio es sacarle provecho al máximo con las noticias de espectáculo y chimento en la galería de imágenes superior del sitio, lugar que agrupa las noticias más leídas. Si no es Belén Francese, es Luciana Zalazar; si no es ésta última, será Pampita, pero la cuestión es que allí siempre están. Si bien todo esto corrobora lo que dice el cura, lo más importante es exigirle esfuerzo al lector "con valores" para que se dirija a las áreas con contenidos valiosos, como lo es en este caso abajo a la izquierda, en la sección A Fondo. Son unas ocho notas con contenidos locales y sobre todo, mundiales, que abarcan temas que contienen profunda investigación. Muchas veces también este diario digital ha publicado videos sobre campañas contra los accidentes viales o bulimia y anorexia, que no son otra cosa más que las campañas que permanentemente salen en la televisión abierta de Chile, España, Francia y Estados Unidos, por ejemplo. 

Los Andes Online, el aún más leído en Internet en Mendoza, no hace distinción entre información reflexiva y no reflexiva, lo que complica la búsqueda de información valiosa porque aparece todo mezclado.

Jornadaonline.com es una mezcla de los tres diarios analizados hasta el momento. Al igual que Mdz, las notas de análisis y reflexión lo tienen a la derecha, en un espacio mucho menor que el del sitio dirigido por Ricardo MOntacuto. Al igual que UNO carga con muchísima información de protagonistas irrelevantes y sin valores del espectáculo, pero en la parte inferior del sitio. En tanto, el cuerpo central del diario, al igual que Los Andes, mezcla lo relevante con lo irrelevante, lo que lo convierte en un sitio difícil para encontrar contenidos valiosos.

El Sol diario directamente no tiene una sección con contenidos valiosos (salvo las columnas humorísticas de Jorge Sosa) pero es más medido con la información de espectáculos.

Usos y gratificaciones, hoy más que nunca

Una de las tantas teorías de comunicación que apenas me acuerdo que estudiamos en la universidad fue la de Usos y Gratificaciones. Esto significa, dicho con pocas palabras, que la audiencia consume información de acuerdo a las necesidades de información que tiene y en cómo le gratifica la misma. En este caso, lo que la Iglesia debería aconsejar es que la sociedad consuma la información valiosa que aparezca en los medios, porque como ven las hay, y que le resten importancia a las que no son valiosas -cuando el administrador del sitio empieza a registrar bajas de lectores a esas notas automáticamente desaparecerán de Internet. Por otro lado, concurrir a librerías cristianas para comprar textos que ayuden a incorporar y trabajar el sentido de la vida en uno mismo, y de paso así, a reencauzar la información que consume de los medios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario