lunes, 22 de junio de 2009

Críticas al periodismo mendocino


Referentes sugieren más búsqueda sincera y recíproca de la verdad, investigar con rigurosidad y trabajar con más fuentes de información.

Desde las clásicas misiones asignadas a la prensa como "formar a la opinión pública" o "ayudar a esclarecer los hechos" hasta sugerencias de última generación como “incluir en la agenda temas relacionados con la calidad de gestión”, son algunas de las propuestas que diez referentes sociales, académicos y políticos expresaron para mejorar el periodismo de Mendoza.

La iniciativa surgió tras la nota publicada hace exactamente una semana por Diario UNO, en la que veintitrés líderes políticos, económicos, sociales y religiosos pusieron su granito de arena al aportar ideas para sacar a nuestra provincia del clima de negatividad en el que vive.

En aquella oportunidad, los medios de comunicación recibieron lo suyo y –nobleza obliga– este diario decidió empezar por casa.

En general, la mayoría de los entrevistados coincidieron en destacar el buen nivel de la prensa local. "La amplitud y pluralidad de medios con que contamos es también una garantía de competencia entre ellos y de oportunidad de información desde distintas fuentes y puntos de vista", aseguró Alejandro Pérez Hualde, vocal de la Suprema Corte de Justicia.

Otros prefirieron apelar al "todo tiempo pasado fue mejor", rememorando a figuras de la talla de Antonio Di Benedetto, Fernando Lorenzo, Ambrosio García Lao o Manuel Pérez Sande.

Una mención especial merece Fernando Armagnague, quien en sus épocas de diputado acompañó a Jorge Manzitti (nombrado por estos días tras haberle disparado a un ladrón en una escribanía céntrica) en un proyecto sobre ética periodística que adquirió el mote de "Ley Mordaza".

El abogado, quien dice haberse "retirado de la política", rumió con un dejo de resignación que "esperaba que tras todo ese revuelo la prensa se autorregulara. Pero ya ve usted... diez años después y acá estamos".

Eduardo Sosa presidente de oikos red ambiental
1- Los periodistas deben redescubrir su propia esencia, recuperar aquella pregunta que los llevó por ese camino: ¿por qué elegí ser periodista? Muchas veces nos perdemos en la cotidianidad y en la vida que permanentemente "nos alcanza", y nos olvidamos de aquel sueño que nos llevó a luchar por nuestros ideales y convicciones.

2- Más conocimiento del entorno que los rodea. Nuestra realidad es pequeña y, al estar dentro de ella, no somos lo suficientemente imparciales al analizarla. Es necesario que nuestros periodistas "conozcan el mundo", viajen y contacten otras culturas, que hablen con sus colegas de otros rincones del planeta. Así, cuando les toque abordar un tema local, pueden enriquecerlo con la experiencia adquirida y ampliar el campo de reflexión a otras dimensiones.

3- Que hagan conocer su tarea, ya que sabemos de las noticias que impulsan, pero poco sabemos de cómo se construyen. Esto permitiría transparentar todo el proceso, diferenciar aquellos buenos profesionales de los otros y apoyarlos cuando existan presiones o restricciones a las libertades fundamentales, tanto por parte de gobernantes como de empresarios.

Carlos Ostropolsky presidente del CEM
1- Cuando uno habla de periodismo, le vienen a la memoria los grandes periodistas que ha habido en Mendoza, como Antonio Di Benedetto, Fernando Lorenzo o Ambrosio García Lao. Si bien Mendoza tiene periodistas muy importantes, es bueno saber que las normas y los deberes éticos que guían la actividad periodística deben estar presentes siempre, tratando de mantenerse con una total independencia de los grupos económicos o de los poderes políticos de turno.

2- El periodismo enfrenta hoy una misión muy importante, no sólo en la provincia, sino también en el país, de asumir un rol de formación y no de deformación. Si los partidos políticos no han sido una acabada expresión de la ciudadanía, el periodismo debería ser formativo de opinión y ayudar a esclarecer.

3- No hay periodistas especializados como críticos de arte, que es la forma de conocer y difundir los productos culturales que tiene una sociedad. Las bellas artes deberían plasmarse en bellas letras. Cuando uno va a un concierto y ve algo maravilloso, después no encuentra una crítica. Sólo se ocupan de decir quiénes fueron al concierto.

Marcelo De Benedectis vocero del arzobispado de Mendoza
1- El periodista "hombre/mujer de amistad social". Los medios generan vínculos como la amistad y los amigos debemos sostenernos y animarnos mutuamente para desarrollar nuestras capacidades y talentos y ponerlos al servicio de la comunidad, promoviendo la paz, la solidaridad, el encuentro, la justicia, los derechos humanos, el respeto por la vida y el bien de la creación.

2- El periodista "hombre/mujer del diálogo". Diálogo basado en una búsqueda sincera y recíproca de la verdad, para potenciar el desarrollo en la comprensión y la tolerancia. La vida no es una simple sucesión de hechos y experiencias; es más bien la búsqueda de la verdad, del amor, del bien, de la belleza. A esos fines se encamina la información y en ella debemos crecer encontrando el afán de justicia, comunión, paz y felicidad.

3- El periodista "hombre/mujer de inclusión". Debe buscar que la información sea accesible a quienes ya están económica, cultural y socialmente marginados y contribuir a acortar la distancia que separa a los pobres de las nuevas redes que se desarrollan al servicio de la información y la socialización de la persona, de las familias, de toda comunidad.

Alejandro Pérez Hualde miembro suprema corte de justicia
1- Profundizar el rol docente que cumplen los medios en el sistema democrático. Resulta fundamental la crítica constructiva que pueden hacer los medios, tanto de los integrantes como del funcionamiento de las instituciones, conscientes de la responsabilidad que les toca de preservar aquellos institutos que son el soporte constitucional de nuestro sistema democrático.

2- Profesionalizar sus equipos. Reviste particular importancia el nivel de inversión real y efectiva que la empresa periodística hace en la capacitación de su personal. El conocimiento que se debe exigir en los periodistas que cubren temas complejos (como los vinculados a los procesos judiciales) sólo puede ser cubierto con cursos de formación y capacitación específicos.

3- Fortalecer la independencia del periodista. Al igual que a los jueces, la comunidad debe exigirle el máximo grado posible de independencia respecto de los intereses empresarios, sindicales y político-partidarios. La confiabilidad de la información exige la transparencia en el juego de los valores en curso; que no quiere decir neutralidad sino imparcialidad y, de ahí, independencia. La independencia es una meta a obtener con esfuerzo.

Mariana Ortiz Observatoria de medios de Mendoza
1- Democratizar el espacio público de debate y de la opinión sobre lo social. La opinión pública, aún como espacio ambiguo, en general se reduce a medios, periodistas y público. Las actuales condiciones de producción y difusión de los medios y del periodismo deben incluir la mirada y los aportes de las distintas organizaciones sociales, tales como los sindicatos, los círculos de profesionales y también las vinculadas a la comunicación alternativa o los observatorios de medios.

2- El debate sobre lo público y lo social debe superar el espacio de los medios. No alcanza con la presencia de medios, periodistas y empresarios de medios en territorios propios (sean publicaciones gráficas, radiales, televisivas, digitales) para fortalecer los espacios públicos de debate. Un avance sería “territorializar” este espacio en instituciones públicas educacionales y/o culturales.

3- Revitalizar el oficio de periodista. Las nuevas tecnologías y su organización del trabajo sistematizaron la tarea hasta eliminar la creatividad literaria, estandarizar lo visual y lo radial. Es fundamental refundar las dimensiones estéticas y políticas del periodismo y su oficio.

Aldo Giordano senador y ex periodista
1- Tienen que darse condiciones para que el periodismo sea óptimo. Debe existir una absoluta libertad de prensa. Esto conlleva, a la vez, la posibilidad de que haya libertad de empresa, en el sentido de que aquellos que quieran conformar medios de difusión no sean, porque no tienen los capitales suficientes, imposibilitados de acercarse al público. Y esto, a la vez, también implica que deben evitarse los monopolios.

2- Se ha perdido un poco, así como lo ha hecho toda la sociedad, la cultura general. Hemos fracasado en los sistemas educativos y eso hace que los periodistas no tengan la cultura suficiente para manejar desde el idioma castellano hasta un buen "background" de ideas, que haga que cuando se transmite a la población una noticia o cuando se hace un artículo de opinión sea realmente comprensible, claro y lleve a mejorar el concepto que el lector tiene de la realidad.

3- Falta ductilidad. Recuerdo en mis épocas de periodista (en la década del 70) que había periodistas para todo. A gente como Manuel Pérez Sande o Salvador Sánchez se les podía pedir desde una nota política hasta que relataran una partida de ajedrez. Respecto de la TV, estamos en una comercialización de lo banal que realmente es perjudicial para la juventud y el público en general.

Alfredo Cornejo Intendente de Godoy Cruz
1- Hay poca rigurosidad investigativa. Planteles con pocos profesionales y poca técnica de investigación sobre los temas hacen que no muchos de los temas sean profundizados o sean tratados con cierta superficialidad o como una foto, cuando hay que verlos más como un proceso.

2- En materia de seguimiento de la información, advierto que los periodistas ni siquiera se remiten a los archivos de los medios para los que trabajan. Siguen una noticia sin haberse antedatado. Esto, vinculado a lo primero que dije, hace que se muestre la noticia como una instantánea, y me parece que la opinión pública merece ver las cosas sociales, políticas, culturales o económicas como un proceso.

3- Hay que asumir, y no es sólo tarea del periodismo, sino también de la dirigencia social y política, una agenda de temas distinta. La agenda de la década del '90 o de principios del 2000 era una agenda excesivamente economicista. Hay que ir hacia una agenda más relacionada con la calidad de la gestión, sobre todo en temas políticos y sociales y de intervención del Estado. Hay que investigar temas relacionados con la calidad de la gestión. Sería un doble servicio: de información y para tener una opinión ciudadana cada vez más participativa, más inteligente y más concientizada en asuntos públicos.

Marcela Madeo vicepresidenta de FAVIM
1- Destacar noticias que contengan información positiva, tanto desde las instituciones como desde quienes realizan acciones en favor de la comunidad de manera solidaria, como es el caso de las organizaciones del Tercer Sector. De esta forma se mostraría una realidad menos adversa y podría provocarse un "efecto dominó", un “contagio” de buenas acciones o mayor adhesión a las mismas.

2- Realizar un tratamiento ético de la información sobre violencia y delitos, resaltando sólo los aspectos que sean de utilidad para la ciudadanía, en la proporción adecuada. Con este procedimiento, también podría educarse a la población, brindándole consejos para la prevención, contribuyendo al abordaje de las causas que los originan y aportando a la construcción colectiva de la solución a este flagelo real de la sociedad actual.

3- Realizar el tratamiento de las noticias siempre en su determinado contexto: muchas informaciones son tratadas de manera aislada y, en la mayoría de los casos, resaltando su aspecto negativo. Se debe profundizar el ejercicio del periodismo de investigación para, por un lado, educar al ciudadano, generando en él una visión crítica y, por el otro, dar a conocer en toda su dimensión la realidad sobre la que se informa.

Ernesto Espeche director de la carrera de Comunicación Social de la UNCuyo
1- Ubicar a la noticia en su contexto. Los hechos susceptibles de transformarse en noticia no suceden aisladamente. Por el contrario, son el resultado de múltiples causas y pueden ocasionar una serie de consecuencias. Se trata de historizar la noticia para comprenderla como parte de un complejo juego de relaciones. Esto contribuye a apartar la noticia del carácter mercantil que actualmente ostenta.

2- Diversificar las fuentes de la información. La noticia debiera nutrirse de variadas y diversas fuentes testimoniales y documentales, que expresen distintas miradas ideológicas sobre un tema. No se trata de plantear la tesis de las dos campanas (eso tiene más que ver con la idea de imparcialidad, que no comparto), sino de ampliar el espectro ideológico para hacer visible –c ontrastar– los enfoques posibles.

3- Reconocimiento de la propia parcialidad. Desde el periodismo se suele fomentar de idea de la neutralidad informativa. Pero ni los medios ni los periodistas son imparciales, siempre se toma posición ante los hechos. Nadie puede reflejar la realidad tal como es. En todo caso, hay distintos relatos posibles sobre algunos aspectos de la realidad. Reconocerlo es un acto de honestidad intelectual.

Fernando Armagnague ex diputado provincial
1- No veo déficit ni muchas cuestiones para mejorar. Acá hay periodistas decentes. Jamás un periodista me ofreció prensa a cambio de dinero. Además, el mendocino no es un periodismo subordinado al gobierno y tampoco es complaciente. En síntesis, el periodismo de Mendoza está a la altura de los mejores del orden nacional. Quizás debería reforzar el acento en el aspecto institucional que vive el país. Buscar la manera para hacer conocer la ley, la Constitución nacional, la provincial. Es decir, debe tener una función didáctica, pedagógica, para arrimar las instituciones de gobierno al pueblo. Es probable que no lo haga porque eso no vende.

2- Hace unos diez años acompañé un proyecto del entonces diputado Jorge Manzitti sobre ética periodística. Se armó un gran revuelo porque la prensa, en todo caso, aceptaba autorregularse. Ha pasado todo este tiempo y todavía estoy esperando que se autorregulen. Si no quisieron el proyecto impuesto por el Legislativo, debería autorregularse como pasa en Europa o aquí mismo en Chile, que tienen códigos de ética.

3- El tercer pedido que le hago al periodismo mendocino es que se interese un poco más por los usuarios y consumidores, especialmente en los servicios públicos privatizados. / Fuente: Cecilia Amadeo, Diario UNO

No hay comentarios:

Publicar un comentario