martes, 30 de junio de 2009

Locura mediática en tiempo real tras la muerte de Michael Jackson


Webs y diarios sensacionalistas libran una guerra de exclusivas y desmentidos.

El lunes por la mañana, The Sun -diario sensacionalista británico de mucha venta y poca información contrastada- arrancaba en portada con parte del informe de la autopsia donde se leía que Michael Jackson estaba calvo y pesaba 50 kilos, tenía el estómago lleno de pastillas y varias costillas rotas debido a las maniobras de reanimación. Ya por la tarde -en el horario europeo- la web estadounidense TMZ, especializada en vida y milagros de famosos y que dio en exclusiva la noticia de la muerte del cantante, aseguraba que la revelación era falsa.

Aunque, eso sí, ellos apostaban porque alguien inyectó una dosis de Demerol al cantante antes de morir... a pesar de que el responsable de la investigación, el teniente de la policía de Los Ángeles Gregg Strenk, llevara desde el viernes por la mañana clamando que ellos jamás han hablado de eso, según el periódico Los Ángeles Times. Más aún, el diario de la costa Oeste fue quien reveló el domingo por la noche el testimonio de Conrad Murray a la policía, en el que dijo que ese día no inyectó nada a Jackson. Justo lo contrario que defendió The Sun, de nuevo, en su portada el sábado, con el listado -en unas letras gigantes- con los medicamentos que iban en la inyección 'mortal'. Y Murray nunca estuvo desaparecido, a pesar de que en la web de People a punto estuvieron de reclamar una caza nacional tras un médico que, sencillamente, esperaba a que la policía le llamara.

La loca carrera tras la exclusiva de webs, periódicos sensacionalistas y, dígase todo, diarios serios, ha llevado a que cada día parezca que se haya realizado una segunda autopsia por parte de la familia; a que el rancho Neverland se haya convertido en museo para el artista o tumba para el finado (cuando ni siquiera pertenece a los Jackson); a que Debbie Rowe, la madre de sus dos hijos mayores, haya pasado de reclamar dinero a renunciar a la custodia de Prince Michael y Paris Katherine; y a asegurar que el artista no es el padre biológico (entrevista mediante en News of the world, otro tabloide).

Hasta la cadena de televisión CNN calificó al reverendo Jesse Jackson como portavoz oficial de la familia, antes de tener que reconocer que no hay nadie nombrado en ese cargo. No hay testamento, sí hay testamento, los niños se quedarán con la madre, la custodia se otorga temporalmente por el juez a la abuela. Joseph Jackson, padre del cantante, comentó el lunes que deseaba 'la mejor educación para los niños, que tendrán la misma niñera que les cuidaba cuando vivían con su padre'. No será la misma que, en The Sunday Times, dijo que realizaba lavados de estómago a la estrella cada dos por tres.

Los padres, por cierto, decían que Michael había muerto sin dejar testamento (noticia que suministraron diversas agencias), aunque TMZ anuncie que el abogado John Branca, consejero legal durante años del músico, apareciera con uno en la mano. 'Michael me volvió a contratar hace tres semanas', aseguró. La necesidad de incrementar las ventas (unos) y las visitas (otras) ha provocado esta locura en la que las webs pagan a quienes les proporcionan información -citados como fuentes cercanas a la investigación o a la familia-. Y aún faltan el entierro, el resultado de la segunda autopsia, la entrevista a la madre de alquiler del tercer vástago... / El País Internacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario