lunes, 28 de septiembre de 2009

Cómo lograr más profundidad en el periodismo digital

"Que los lectores no pierdan el interés en cuestiones complejas porque la falta de contexto y los antecedentes a menudo hacen que una noticia sea imposible de entender para cualquiera que no sea un experto en la materia".

Un artículo de Online Journalism Blog aborda el deseo más grande para un periodista de un diario digital: que los lectores de sus medios se fijen más en las noticias como la gente y no en las noticias cholulas, chatas y superfluas, que ganan puntos de lectura por el título atractivo o por la altura sobre nivel del mar de los senos de la protagonista del momento.

Está bueno porque propone desafiar este asunto, algo que dentro de las Redacciones sucede todo lo contrario: mejor dedicarle tiempo a la elaboración de noticias ya publicadas por otros medios y que venden por la calentura testicular de los lectores y en lo posible, alejarse de las noticias solidarias, aburridas y profundas, porque "espantan" las visitas.

El periodista Fernando Belzunce lo describe así: "en Internet prolifera el periodismo sensacionalista, sin fuentes, alimentado a base de rumores y frivolidades, repleto de errores, de noticias sin contrastar y sin la calidad debida. Que el desmedido afán por la rapidez deriva en errores constantes, incluso bulos, y que la obsesión por las visitas desvirtúa el buen ejercicio del periodismo en cuanto a su concepción editorial".

Quien se acostumbra a tener éxito por producir contenidos vacíos sin dudas que pierde el sentido de lo que es el periodismo. Y ésto es uno de las amenazas más grandes que acecha a los diarios en Internet.

Una respuesta

En el artículo de Online Journalism Blog, la autora del texto, Karthika Muthukumaraswamy, reconoce que las noticias de último momento "carecen de la profundidad y el detalle de un reportaje en una revista impresa" porque -citando a Matt Thompson- "prácticamente ninguno de ellos tratan de explicar el significado, el contexto o relevancia del tema en cuestión". Y a ésto le sumo algo personal: dudo que la mayor parte de los lectores deseen tomarse el tiempo para llegar al fondo de una noticia por miedo a que la conclusión difiera con el prejuicio u opinión que hayan elaborado en su mente.

De este modo, a juicio de Thompson, resulta más fácil hacer clic en una nota sobre Britney Spears (o Belén Francese) que en el tratamiento legislativo de las reformas en la salud que propone Obama en Estados Unidos, porque esto último sí o sí requiere un conocimiento previo por parte del lector.

Para ello sugiere meter a Wikipedia en el texto informativo para contextualizar. En mi opinión -y viendo que sitios como Infobae.com lo hacen- me sentiría más cercano a la noticia si cada diario digital elaborara su propia Wikipedia en una suerte de Times Topics -en el caso de un diario mendocino, colocando como tópicos el nombre de los municipios, los casos policiales relevantes, las gestiones de los gobernadores, los sitios turísticos y reservas provinciales-. Para ello, ese propio Time Topics debería estar muy actualizado, del modo que vendría bien no descartar Wikipedia como "hoja de ruta hacia información valiosa".

"El sitio del New York Times, por ejemplo, ha estado utilizando herramientas interactivas para dar más profundidad a sus historias, en temas tan diversos como el desempeño Roger Federer en una cancha de tenis o la historia de la reforma sanidad en los EE.UU. Lo mismo la CNN con sus especiales "en profundidad", tal como la exploración histórica de la invasión de Afganistán y los hechos básicos que detalla acerca de la religión del Islam".

"La BBC, sin duda un ejemplo en el uso multimedia, tiene una sección entera dedicada a los relatos históricos sobre diversos temas de interés del lector. The Guardian tiene una serie de líneas de tiempo interactiva sobre una visión especial de la Copa del Mundo de Fútbol y la historia más desconcertante de desempleo en el Reino Unido".

Los diarios argentinos aún no se animaron a sacar una infografía amplia y completa sobre la polémica Ley de Medios K (al menos no he visto ninguno hasta el momento). Nos conformamos con lanzar una noticia que critique a la misma, pero nos olvidamos de que la gente aún desconoce los detalles de la misma (no le pidamos que lean el PDF completo de la normativa, mil veces cambiada por los legisladores). Ahí está el problema. Por lo tanto:

- Nos olvidamos de aislar un tema y elaborar infografías en flash para que se entienda y asimile tan rápido como también se entiende y asimila una foto de Belén Francese en sus altas montañas.

- Nos resignamos a no darnos más tiempo para releer la noticia que escribimos y aclarar los puntos oscuros de desinformación y falta de contextualización, que podríamos solucionar con nuestro propio "Times Topics" o bien, de la mano de Wikipedia.

- Evitar apagar la curiosidad y no resignar la pasión, aunque se trate de una historia que a mí no me importe. Para ello no olvidar que además del texto, fotos y videos, también existen los slides show, los relatos de imágenes con voz en off y las encuestas.

- Se podrían hacer juegos y test que evalúen el grado de comprensión de una noticia (como lo hace La Nación con "Un diez para un felicitado") y crear consignas para que los comentarios de las noticias se basen en el texto publicado y no en ataques personales o difusión de ideologías mínimas.

Y sí, lleva más tiempo y más trabajo en grupo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario