martes, 20 de octubre de 2009

Alerta con los abogados

Recuerdo cuando hacía los últimos momentos en Los Andes, entre 2001 y 2005, que jamás tuve un jefe periodístico que no sólo me marcara una línea de trabajo, sino también que me previniera de errores que uno aprende con el correr de la práctica. Así fue que me equivoqué cientos de veces y jamás me di cuenta de ello.

Una de las cosas que no aprendí me sucedió anteanoche, en UNO. Estaba casi apagando la máquina para tomar el último transporte de la medianoche de Las Heras a Mendoza.

Pocos minutos antes había publicado una noticia enviada directamente de Policiales: "Patovicas agredieron a un joven con transplante de médula ósea". Se refería al boliche Omero, de El Challao, y todo indicaba que fue así. Un rato después mi jefe superior me lo explicó -por teléfono- con pocas palabras: "con ese título mañana nos llueven los abogados". Luego me aclaró que hasta que no haya una sentencia de la Justicia, jamás hay que titular "X agredió a X", sino más bien "X denunció haber sido agredido por X".

Finalmente el título quedó así "Otra vez los patovicas en la mira" y fue la nota más leída del lunes.

Parece que cuando hacemos los últimos momentos siempre nos tienta titular lo más real y duro posible para decirle a la gente realmente lo que pasó y ya que estamos, para que nos lean. Y cuando se nos pasa por la cabeza encabezar las notas con "X denunció que..." aparece el fantasma "Lilita Carrió & y sus Interminables Denuncias", algo que los lectores de todos los medios ya están hartos.


Por suerte reinó la imaginación y el criterio periodístico para decirlo con pocas y atractivas palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario