lunes, 12 de octubre de 2009

El Capitolio debatirá las publicidades en Internet

Un proyecto de ley en la Cámara de Representantes de Estados Unidos propone obligar a las páginas web a definir cómo van a utilizar la publicidad online, al tiempo que estudiará permitir a sus usuarios que lo rechacen. ¿Qué pasará con los contenidos gratuitos?

Bien, no es Argentina. El poder de los Kirchner no llega hasta allí, así que respiremos tranquilos. Pero sirve de alerta porque marcará un antecedente para todo el mundo: la Cámara de Representantes debatirá un proyecto de ley que podría prohibir los anuncios relacionados a las búsquedas de los internautas.

Esta normativa pone en juego un sector valorado en miles de millones de dólares y la privacidad de los consumidores. Por un lado, los anunciantes y las páginas web populares dicen que los visitantes prefieren los anuncios relacionados con sus intereses y deben aceptar la publicidad como una condición necesaria para obtener contenido gratis.

No obstante, el 75 por ciento de los estadounidenses dijo en un estudio reciente que no estaba a favor de la publicidad orientada si esto suponía que su comportamiento a la hora de navegar por internet quedaba registrado.

Los investigadores de las universidades de California, Berkeley y la Universidad de Pensilvania, encuestaron a 1.000 estadounidenses entre el 18 de junio y el 2 de julio y llegaron a la conclusión de que hay una gran sensación de que controlar los hábitos de internet para ajustar la publicidad está mal.

El estudio es divulgado en un momento en el que el debate en Washington sobre privacidad y publicidad online es "un tema candente", según Mike Zaneis, vicepresidente de temas de interés público en Interactive Advertising Bureau, una asociación sindical del sector. Cada vez que un consumidor se mete en una página web se crean las llamadas cookies, una serie de códigos que los comerciantes pueden leer e interpretar para determinar a quién dirigir sus anuncios.

Los consumidores pueden evitar algunos de estos registros borrando las cookies de su buscador o programándolo para no aceptarlas, aunque esta propuesta también puede afectar a la navegación dado que algunas páginas no funcionan si la función de las cookies está bloqueada.

Por otra parte, empresas han asegurado que la aceptación de la publicidad es necesaria para que la mayoría de los contenidos en Internet puedan seguir siendo gratuitos.

Sin dudas que más allá de lo que se pueda cuestionar a esta ley, el Estado no está interesado en controlar el negocio o a los usuarios de la Red. Por algo ellos son el Primer Mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario