lunes, 12 de octubre de 2009

Menos libertad, más ventas y más Internet

El plan de Néstor salió perfecto: le quitamos dinero a las provincias para que paguen sueldos a sus empleados públicos, aprobamos la ley sin tocar una coma y en un año nos lanzamos para presidente con el periodismo a favor del Estado. Todo bien (la izquierda traumada con los años 70, de fiesta).

Pero... se olvidaron de Internet.

Posiblemente leamos menos informes de la Iglesia sobre la pobreza, aparezcan economistas truchos que avalarán las mentiras del INDEC, el diario de buenas noticias Página 12 y Télam llegarán a todos y de paso, como el peronismo no tiene figura fuerte salvo Néstor, entonces este último llegará a la presidencia en 2011 para así zafar de la cárcel por todos los escándalos de corrupción que ya no pueden tapar.

Ahora, ¿con la ley de medios alcanza para tapar toda la realidad verdadera con mentiras construidas?

Será la hora de Internet, entonces. Porque si Guillermo Moreno se apropia de Papel Prensa, entonces La Nación, Clarín y los principales diarios independientes tendrán menos espacios para escribir. Pero la web seguirá igual, ya sea desde el mismo sitio de esos diarios, o bien, desde los blogs de los periodistas independientes.

¿Qué le hace falta a Internet, entonces? Ser más creíble. Porque habrá que lograr que la gente común distinga los sitios que realmente informan bien de los que "copian y pegan" o meten sólo opiniones de rumores o de lo que ellos quisieran ver en la realidad.

Entonces los diarios digitales deberán profesionalizarse más y abocarse más al periodismo para cubrir ese espacio vacío que dejarán las radios, canales de TV y en algunos casos, la prensa independiente.

Y sí, lamentablemente es una guerra, porque si Néstor Kirchner, que perdió en junio de este año, gana en 2011, la cosa se va a poner jodida. Él cree que es así, que se puede ganar una elección tapando la TV, radios y diarios independientes. Todos somos Página 12 y viva la vida. Por esta razón, los diarios independientes se van a vender más, porque será el bien valioso que escasea.

Seguramente empezarán a circular por Internet cientos de mails con PowerPoint de funcionarios corruptos, o esos que te dicen cuánto cobra un legislador nacional y con ese dinero, a cuántos pobres del Chaco alimentás. Todo eso no se puede comparar con el trabajo periodístico, pero por estar en Internet, al por mayor y por el mismo precio, dará la sensación de que finalmente la información pura se ha convertido en "información + opinión opositora". Y eso es lo que hay que evitar: decir la verdad por calentura e impotencia, que por criterio profesional.

Internet (o mejor dicho, los usuarios de la Red) aún no están preparado para distinguir eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario