martes, 27 de julio de 2010

Por qué el periodismo digital te quema la cabeza

Bien temprano. Las notas más leídas, actualizadas cada hora, en el
periodico de Gawker. (foto: NYTimes.com)

¿Es un título exagerado? Los que trabajan en las redacciones de medios online saben que no lo es. Aunque creería que depende mucho de las características del periodista y editor: si su personalidad tiende a ser obsesiva (allí me apunto) la cuestión se pone más seria. Pero tras consultarlo con otros periodistas y editores que no son obsesivos, en todos los casos que conozco coinciden en que la creatividad se apaga y la exigencia mental juega en contra de la misma salud del comunicador.

New York Times lo confirmó hace poco en un artículo que publicó. Allí relata algunas formas de trabajo que termina presionando más al periodista: por ejemplo, un periódico de ese país le paga a quien escribió la nota acorde a la cantidad de visitas que logró ese artículo. Si esto fuera así en Mendoza entonces casi todos escribirían notas calientes de sexo o de chismes, con tal de que sean leídas...

"Los periodistas jóvenes que alguna vez soñó con viajan por el mundo en busca de una historia, pwero en cambio ahora están encadenados en sus computadoras, donde tratan de ganarse un pensamiento fresco o sea el primero en el informe hasta la más mínima noticia - cualquier cosa que pueda impresionar a Google algoritmos y dibujar lectores de su camino", dice la nota.

También cuenta el caso de otro periódico que en los monitores de su redacción, desde bien temprana la mañana, muestra los artículos más leídos y la firma de quien los escribió. De esta manera, el periodista que no logró posicionar sus artículos, por más que esté laburando a mil se siente presionado porque su labor no rinde frutos según ese monitor.

El sitio Politico.com ya perdió una docena de periodistas y en "Gawker no es raro que los editores aguanten trabajar más de un año".

También cuenta casos de que periodistas apenas prenden la computadora arrancan el día con un mail de su jefe cuestionándole por qué la competencia se llevó la primera primicia del amanecer.

De mi experiencia personal considero que aún no existe una metodología de trabajo apto para el periodismo digital.

Recuerdo que el último terremoto en Chile lo llevé yo sólo porque justo fue durante un fin de semana y casi todo el personal estaba de franco. Allí me tuve que transformar en una multiprocesadora no sólo para hacer las mil tareas adentro de la Redacción sino también para atender las llamadas telefónicas de jefes superiores, jefes intermedios y hasta de empresarios metidos para decirles "sí, ya lo hago".

Y la tensión también existe en los días en que no pasa nada porque la gran pregunta es ¿cómo puede ser que no pase nada? Y eso te lleva a inventar una noticia como sea.

Es un laburo lindo y por eso uno sigue. Pero es hora de organizarse bien y de priorizar la salud del comunicador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario