lunes, 9 de mayo de 2011

Respuestas de Juan Pablo II sobre anticonceptivos y el aborto ( y más)

La segunda parte del film "Karol, el Papa, el hombre" -continuación de "Karol, el hombre que fue Papa"- es una excelente producción polaca italiana que al menos, en Mendoza, no está en ningún videoclub, pese al pedido de muchos (al menos, así me lo comentaron en Le Club de la calle España).

El film -en el que participó como extra el mendocino Rodrigo Pontis, periodista de Mdzol.com, en un tramo hecho en España- muestra respuestas desde lo humano y desde la ficción a pensamientos del beato que desde la realidad se lo conoce a través de encíclicas. En el final del primer video que aparece abajo y en el inicio del segundo, el pontífice le contesta a una médica, que enfrenta la realidad del sida en África, el pensamiento de la Iglesia sobre el aborto y los anticonceptivos. Lo hace con palabras sencillas, cargadas de afecto y sobre todo, de sentido común:



Al terminar el minuto 3, Juan Pablo II anuncia que la Iglesia debe pedir perdón por los errores cometidos en el pasado. El film recrea muy bien el escenario en que se dio este histórico momento:



Al inicio de esta película (la parte 12 del video en YouTube) muestra el comienzo de la guerra en Irak ordenada por George Bush, padre de George W. Allí Wojtyla anticipa algo que aún hoy persiste: esta guerra significará un enfrentamiento a largo plazo entre los musulmanes y el mundo occidental. Por eso instó a que Estados Unidos frenara esta iniciativa bélica. No hubo caso y el mundo hoy lo sigue pagando con muertes que no terminan. Luego, en el comienzo del siguiente video (parte 20) es luego del ataque a las Torres Gemelas en 2011 y el mensaje del Papa, más que dirigido al Estados Unidos del hijo de Bush, tuvo como destinatario a la histórica política exterior armada de ese país: desacreditó el concepto yanqui de guerra preventiva, que en su momento fue para frenar al comunismo y hoy, a los extremistas musulmanes.



La parte 21/2 y 22 muestra su dolorosa agonía y el masivo funeral. En esos momentos de dolor no perdió el sentido del humor y la decisión de llevar la Cruz hasta el final, como lo hizo Jesús.



Es una lástima que ni el 7 y ni el 9 de Mendoza (ni tampoco el 12 ni la TV Pública) hayan pasado este film hace una semana, cuando fue la beatificación. Inclusive era para que lo pasaran en el cine. Conociendo el ambiente periodístico me animo a decir que muy pocos, para decir casi ninguno, conoce a fondo la vida de Juan Pablo II, desde lo espiritaul. Así se explica por qué hubo mucha desinformación en varios medios digitales a la hora de intentar explicar por qué fue beatificado. Insisto: en asuntos de iglesia y de religión, en general, hace falta periodistas especializados, no sólo en medios, sino que también en agencias de noticias internacionales que proveen de información a medios argentinos.

Para lo que buscan el mensaje político, ésta película deja el siguiente: mientras paz y amor fueron dos palabras que sonaron fuerte en los 60 hasta desvanecerse en los 70 por el no hay futuro de los punk, todo porque desde este paradigma hippie no tuvo su correlato con la realidad política. Mientras que desde Polonia y desde muchos lugares del mundo -como Calcuta-, la Iglesia comprobó con hechos -más que con palabras y sentimientos vagos- que con la paz y el amor sí pueden realmente cambiar el mundo, ya que la guerra y el odio se autorreciclan con distintas máscaras (primero lo fue el nazismo y luego el comunismo, neocapitalismo y ahora el relativismo moral, bancado por estas dos últimas ideologías, y que justiifica el aborto, entre otras injusticias y atropellos).

3 comentarios:

  1. Su respuesta no voy a negar que de aluna manera tiene sentido, y razón en muchas cosas, pero las enfermedades se apoderan cada ves más rápido de la humanidad y hay que buscar medios para evitarlos, y sabes que como la actual sociedad un arrepentimiento no basta si es que se logra conseguir. Con lo que no logro estar de acuerdo es con los abortos pues las consecuencias como estas se deben asumir y no acabar con vidas inocentes.

    ResponderEliminar
  2. Yo también estoy en descuerdo con el aborto.

    ResponderEliminar