viernes, 30 de septiembre de 2011

La TV necesita más amor que placer

Una de las canciones
escritas por los alumnos
de la Escuela Barrio
Solares Norte, de
Lavalle
Hace una semana di, en una escuela de Lavalle, una clase de Lengua distinta: agarré una guitarra que estaba en el curso y me puse a tocar melodías desconocidas para ellos (algunas de mis canciones, entre ellas, y también melodías como Wild Horses). Les dije que escribieran una canción. Al principio les costó, por el mismo zumbido de voces de ellos mismos. "En vez de hablar fuerte, hagan silencio y escuchen las voces de ustedes mismos. Y luego escriban lo que su corazón les dicte". Y al cabo de 50 minutos lo hicieron. Salvo un alumno que hizo una cumbia con una historia violenta, el resto escribió canciones de amor, inclusive un muchacho que juega en las inferiores de un conocido equipo de fútbol de Mendoza. El tema en común fue el amor.

El domingo último, Los Andes publicó un informe sobre lo que más ven los mendocinos en la TV. Susana manda con 33,31 puntos de rating. Tinelli tiene 29,39 puntos. En el medio está la telenovela brasilera América, que se emite en la siesta, con 31.19 puntos y el dominical "El hombre de tu vida", con 30,51. ¿Qué hay en común en estas dos ficciones? El amor como ingrediente  silencioso de los argumentos.

Imagen: LosAndes.com.ar
Sacando a Tinelli, veamos ahora cómo le van a los programas donde el amor está en el otro extremo: en El Elegido de Echarri, donde muchos de sus seguidores se dieron de baja por las continuas escenas de personas del mismo sexo teniendo relaciones, apenas logra 22,35 puntos. Los programas dedicados a difundir el chisme y el estilo de vida del mundo Tinelli y sus alrededores, no llegan a los 16 puntos: Intrusos tiene 15,49, Este es el Show (12,46 puntos), Zapping Diario (12,71 puntos) y PM, de Lozano y Montero,  11,71. Un dato curioso: los monólogos de Jorge Sosa, en el que insta con humor al amor por la cultura mendocina y los mendocinos, alcanza los 22,94 puntos de rating, es decir, supera a la superproducida ficción de Pablo Echarri.

Verónica y Andrés, un modelo
de matrimonio lejos del amor,
muy común en la TV argentina.

Sólo es una cuestión de amor
Esta semana, con mi mujer recibimos una carta de agradecimiento de una pareja de novios que hizo el FDS de Encuentro Matrimonial, un movimiento de la iglesia católica que busca fortalecer el diálogo en las parejas de novios y casadas. Esa carta fue una respuesta a una que le escribimos nosotros, sin conocerlos, en el que los alentábamos a que el matrimonio no es esa realidad construida con aroma patético, que hoy muestra la TV y el resto de los medios, sino más bien una decisión que vale la pena. Básicamente les dijimos que los queremos y que no tengan miedo de entregarse mutuamente en el amor. Ellos se sintieron sorprendidos, amados y agradecidos porque dos desconocidos les enviaron ese mensaje.  El amor es más que un combustible: es lo que realmente nos da sentido en la vida (en eso creo que coincidimos todos). Y me animo a decir que en el periodismo también es lo que le da sentido.

Un texto de Fernando Pascual explica bien este diagnóstico: "Hay culturas que han sembrado, durante siglos, el espíritu de odio y la sed de la conquista. Pero también ha habido y hay miles y millones de hombres y de mujeres que no dejan de pedir, de gritar, de suplicar: ¡paz, paz, todos queremos vivir en paz!". Está claro que la sociedad pide paz,  y por consecuencia, amor.

El interminable Este es el Show
alcanza los 12,46 puntos
Cuando hice radio me tocó vivir momentos de agradecimiento con la audiencia. Allí fue cuando sentí la esencia del periodismo. Porque más allá de investigar la realidad y de derribar secretos, está lo único que nos une a todas las personas, que es el amor. En los diarios digitales también viví situaciones iguales, aunque la radio tiene un gusto particular y superador (en TV no he tenido experiencia, pero hay testimonios de sobra que los corroboran).

Está claro una cosa: los mendocinos (y los argentinos) quieren más amor (y por ende, más verdad) desde la prensa y desde las pantallas de los televisores. Quieren historia de gente trabajadora y feliz en las pantallas, más que de personas cuyo CV consiste en calentar los órganos reproductivos de los televidentes y en destruir la vida de sus colegas. Diagnóstico: ¿los productores de TV, actores y guiones; y los periodistas, editores y jefes de noticias realmente viven el amor puertas adentro de sus vidas? ¿ellos han experimentado el amor en el matrimonio y la familia? ¿son realmente personas felices, pese a que están haciendo el trabajo que les gusta?

Les aseguro que allí está la respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario