miércoles, 14 de septiembre de 2011

Una forma moderna y periodística de contar una historia de vida

Es habitual en los diarios digitales sacar un cable de Reuters o de otra agencia a la hora de contar la vida de alguna figura que falleció. Para los últimos momentos está bien, pero se podría reconstruir esa historia de vida con ficción, multimedia y visión editorial. Y no sólo con personajes fallecidos, sino también es válido con figuras importantes del presente, como lo hicieron los tailandeses Next Media Animation para contar la vida de Steve Jobs en dos minutos:


En fin, todo para decir que las Redacciones que más diferencias sacarán respecto a otras serán no sólo las que informan con multimedia, hacen buenos últimos momentos y andan aceitadísimos con las redes sociales. Además de la calidad periodística, otra ventaja comparativa lo será la creatividad de los comunicadores para poder incluir la ficción como modo de construcción de una noticia sencilla, y no como lo es el clásico "copiar y pegar" de un cable informativo, con la historia o trayectoria de vida de algún sujeto.

Más laburo para el periodista
La cuestión acá es quién lo hace. Y existen dos opciones: un animador que maneje 3D Max y otros softwares especializados, más un equipo especializado, o …nadie. Y ese es el problema: en los diarios medianos y chicos no existe presupuesto para eso.

Una tercera vía puede ser ese grupo de adolescentes autodidáctas, que siempre están, con lo último de Internet y videojuegos, nativos digitales capaces de hacer milagros 3D en pocos minutos. Son los que de repente logran meter una publicidad con buena animación y a los dos meses se van a trabajar a Chile o desde casa, a producir animaciones para países que paguen con una moneda que valga cuatro o cinco veces más que nuestro miserable peso.

Para mi humilde opinión, esto lo tiene que hacer el periodista. Y sí. Porque no se trata solamente de efectos especiales, sino también de entender la noticia, es decir, de hacer periodismo. Y el 3D más toda la suite de Adobe deben convertirse en herramientas de trabajo para periodistas.


En las carreras de Comunicación Social debería existir una materia cada año que se llame Adobe I, Adobe II, Adobe III y Adobe IV, donde enseñen Flash, Catalyc, Alter Effects, Premiere, InDesign, Illustrator, Soundbooth, Encore y de bonus track, 3D Max. Y por supuesto, Diseño Multimedia. En la Austral yo tuve cuatro años de Diseño Gráfico. Sería bueno que en todas las universidades se sume la animación y la multimedia como modo herramienta de trabajo para mejorar la noticia y para brindar más creatividad en los modos de comunicar.

Y ya que andamos con videos, dejamos uno que me gustó y que quedó para la historia, dedicado a los nativos digitales: Steve Jobs, en sus primeros tiempos con Apple, con la llegada de la Macintosh, en enero de 1984 (en ese año mi vida se reducía a escuchar el flamante disco de Soda Stereo, Nada Personal, y los temas muy de moda Demoliendo hoteles, de Charly, y La calle es su lugar, de GIT).  Mientras, en Yanquilandia, muy lejos de las revistas Cantarrock y Toco & Canto que compraba en es quiosco de Colón y Belgrano, para profundizar las clases de guitarra de la coprogramática de los sábados en el Martín Zapata, sucedía lo siguiente:

No hay comentarios:

Publicar un comentario