viernes, 4 de noviembre de 2011

Cómo alumnos de escuelas rurales de Mendoza se engancharon con una nota de La Nación Line


Suelo llevar a las clases fotocopias con artículos periodísticos de temas de actualidad, para que mis alumnos del Polimodal adquieran el hábito de leer una nota entera, aunque el tema les aburra. Esta semana lo hice con un artículo que lo llevé a tres colegios, uno urbano y dos rurales. La nota lo publicó el domingo último La Nación Line y se llama Contigo...toda la vida (reconozco que suelo llevar a estos colegios notas de La Nación para experimentar la recepción de un diario, cuya versión impresa no llega a esos lugares).

 Contigo... toda la vida, de Eduardo Chaktoura, tiene cuatro páginas en A4, por lo que es una nota larga para los chicos. Trata sobre cómo es posible el amor para toda la vida. Al final del texto, las preguntas que les hice al segundo año del colegio Tito Francia de Jocolí, Lavalle; de la escuela sin nombre 4224 de la Villa Tulumaya y la escuela Madre Teresa de Calcuta (Rodeo de la Cruz, Guaymallén) fueron las siguientes: ¿qué diferencia existe entre amor y enamoramiento?, ¿cuándo sólo es posible sostener el amor?, ¿qué significa que el amor es el resultado de las pruebas superadas? y ¿qué significa “ágape”?

Las respuestas son: enamoramiento (una atracción inicialmente irresistible, cuya intensidad declina con tiempo) y amor ( un vínculo que incluye crisis, alejamientos y acercamientos, a pesar de los cuales los protagonistas vuelven a elegirse); el amor sólo es posible "cuando son dos quienes lo alimentan"; el amor es el resultado de las pruebas superadas significa que siempre en la relación habrá conflictos de adentro y de afuera de la pareja, y que la clave está en superarlos y no en esconder la basura debajo de la alfombra, mediante un vínculo igualitario y no donde uno manda y el otro obedece, con tal de que no falte el pan en la casa. Por último, ágape significa "cuidar al otro con ternura y respeto, que su dolor te duela y su alegría te alegre".

Qué pasó cuando entregaron los trabajos
A los chicos no les gusta leer; siempre intentan escaparle a las obligaciones, o lo hacen rápido para sacarse el peso de encima. Esta vez fue distinto: todos los alumnos quisieron llevarse la fotocopia de la nota de La Nación a su casa (generalmente pido que me lo devuelvan para así usarlo en otra escuela y evitar gastar plata en fotocopias); muchos -gran parte- reconocieron que es la primera vez que conocían en profundidad el concepto de amor y compromiso; cuando les pregunté si creían en lo que decía el texto, sólo un alumno me  respondió que le parecía imposible llevar a la realidad ese amor con compromiso y respeto.

Por último -y ahí va la gran revelación- cuando les pregunté si en las clases de educación sexual habían visto algo parecido a ésto, todos coincidieron que no. "Muchachos: ésto también es educación sexual", les dije.

Me queda la imagen de las chicas de Jocolí: muchas no entendían el texto ni las preguntas, pero en el fondo del corazón algo les hacía entender el mensaje y no sólo terminaron respondiendo las preguntas, sino también les vi en el rostro una expresión de como si la conciencia hubiera leído algo que siempre anhelaron leer. En la escuela de Lavalle, con chicos que viven en barrios rurales, noté desinterés en muchos varones, pero las chicas se aferraron al texto como a un ramo de flores -así, literalmente, como se los estoy diciendo-. La clase fue de dos módulos (80 minutos), pero recién en los últimos diez minutos les cayó la ficha de lo que estaban descubriendo (porque el celular los distrae y no les ayuda a concentrarse en un trabajo).

La televisión no transmite experiencias de amor a largo plazo, de amor con respeto y empatía; los diarios digitales menos, porque las historias de amor a largo plazo escasean en las propias vidas de los que trabajan en las redacciones. La literatura está cada vez más lejos de eso, salvo en librerías religiosas. Pero lo concreto es que el mayor deseo -el que está en el fondo del corazón de las personas- y el que nos hace ordenar como sociedad es el amor inteligencia y perdurable. Eso fue lo que noté al final de las clases en los chicos: "por fin una respuesta a lo que en el fondo queremos ser", fue lo que leí en sus miradas.

Con ésto se comprueba que la familia es un tema de interés público, por lo que debe ser más tratado en los medios.

Lo más lindo del periodismo es cuando un artículo logra realmente comunicar un buen mensaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario