viernes, 23 de diciembre de 2011

Un mal momento del periodismo mendocino

Las tapas tapas de Los Andes y Uno del miércoles último me causaron tristeza y decepción. Como una vez escuché del director de uno de ellos, Jaime Correas, ambos son realmente los únicos diarios de Mendoza porque siguen imponiendo los temas que impactan en la política de acá. Mdzol tiene un gran plantel periodístico, pero el papel -en este sentido- tiene un poder que aún no saltó a la red. Yo trabajé en los dos y mis sensaciones no vienen por el lado empresario, sino por el mensaje que le están entregando a la gente.

Los Andes, con mucho criterio, destaca la avanzada kirchnerista sobre su último enemigo: la prensa libre. Cuando empezó a vislumbrar el tema de la Ley de Medios, Uno y Los Andes coincidieron en que Kirchner quería amordazar a la prensa. En ese entonces, septiembre de 2009, mientras Daniel Vila daba su discurso de inauguración de la Redacción Multimedia de Uno en Las Heras, con fuertes críticas a los K, yo estaba adentro editando los últimos momentos. Sentí de alivio porque el Uno renunciaba ser el Boletín Oficial, como bien tenía razón un ex director de Los Andes.

Recuerdo que hasta ese momento escribir una noticia política en el Uno tenía que pasar por mil ojos, en cambio en Los Andes había más libertad para la noticia política. La cosa cambió en Uno al punto que un día le mostré a quien era mi jefe, Juan Quibar, una entrada de Apuntes sobre ley de medios e inmediatamente ordenó publicarlo como título uno durante el resto del día. El domingo siguiente se publicó en el papel y en La Capital de Rosario. La sensación era que a partir de ese momento, los dos grandes de Mendoza empezaban a competir en calidad periodística, si lo entendemos como contrapoder.



Hoy la cosa cambió: Los Andes mantuvo su postura de contrapoder y Uno se convirtió en un aliado del kirchnerismo en el tema Papel Prensa, clave en el asunto Ley de Medios.

Es un mal momento para el periodismo mendocino porque los dos grandes están peleados. Y también porque los dos decepcionaron a los mendocinos: Los Andes, por no criticar a su jefe Clarín en los cupos de distribución del papel para diarios. En este sentido, Uno tiene toda la razón, ya que se ve obligado a importar papel para existir, porque esa materia prima en Argentina lo dispone Clarín, dueña de Los Andes, quien no fue muy claro para explicar esta injusticia, como nunca lo fue el grupo Vila para explicar la toma de terrenos de la Uncuyo en el Dalvian, del modo que automáticamente los dos salen perdiendo.

Me pregunto por qué Uno no hizo, a lo largo de su existencia, campañas de recolección de firmas para presentarla a Clarín, es decir, una estrategia más CQC para lograr ese objetivo. Que sus lectores se involucraran. Entonces, que lo haga recién ahora y con furia, en lo particular, a mi no me cierra. Y que Los Andes le escape a esa respuesta perjudica la relación de ellos con los mendocinos.

Mientras, el Gobierno celebra.

Sin embargo, Los Andes tiene un poquito más de ventaja: aunque su gran jefe se haya equivocado con Papel Prensa, éste periódico siempre mantuvo su coherencia como cuarto poder. En cambio, Uno pasó de "boletín oficial" en 2009 a medio independiente y dos años después vuelve a pegarse al Gobierno. Eso le quita confianza y seriedad como medio.

La confusión del lector y los perjudicados a largo plazo

La postura de ambos periódicos ante un día triste e histórico para la prensa libre en Argentina -marcado por tres hechos graves- también marcará en un futuro el nivel de credibilidad de estos diarios. Se trata de los siguientes:


1. La condena a la aventura improvisada del juez de Mendoza, Walter Bento, contra una empresa de Buenos Aires que no actúa en Mendoza, en forma de papelón, porque intervino Gendarmería para asustar al dueño de esa empresa, que es Clarín. Y sobre todo, la historia que hay detrás de todo ésto, que hoy muy bien reveló el periodista Mario Fiore. En pocas palabras, Bento se dejó llevar por Supercanal, de Vila, para (decirlo así) atacar a una empresa de Clarín, el objetivo a destruir de Cristina Kirchner.

2. La condena de la Asociación Mundial de Periódicos y Editores de Noticias ( representa a 18.000 diarios de 120 países) a la ley que el Cristina impuso en el Congreso para controlar el papel de diarios en Argentina. No sé si el Uno integra este importante asociación, pero apoyó esta ley que nos lleva a una libertad de expresión cercana a la Rusia bolchevique, al nazismo alemán y a la Cuba de Castro.

El lector de Uno, en estas horas, debe sentirse confundido. No hay respuestas si hoy buscamos una definición editorial de lo que es Diario Uno, hacia adónde va, qué valores representa, qué tipo de sociedad quiere. Los Andes y el resto de los medios de Mendoza sí los tienen. Esto significa, para mi, un perjuicio a largo plazo para Uno, porque como ven, todos los elementos constitutivos de la identidad e imagen corporativa son confusos, porque aparece la empresa, el poder y el dinero por encima de la búsqueda de la verdad y del bien común, por ejemplo. Así lo percibo yo, por lo tanto es una opinión. 

3. La inhibición de bienes que dispuso un juez federal (o sea, Cristina) contra el diario La Nación, pasando por alto a una previa decisión de la misma Corte Suprema de Justicia. El silencio del Uno (hasta este momento) ante este atropello k - sólo informó el hecho que fue condenado por Adepa-  también deja un mensaje que en el fondo confunde a los lectores. Lo gracioso de la situación es que el juez federal Carlos Folco, que decidió llevar a cabo esta embestida judicial, firmó su propia acta de defunción, cuando afirmó que “si existe un fallo de la Corte que protege a los diarios y canales, no lo sabía; la AFIP no me lo hizo saber”.

Añadir leyenda
A ésto hay que sumarle un cuarto elemento, fuera del tema medios de comunicación, pero que define al hombre que impulsó la acción contra Cablevisión en Buenos Aires y aplaudió al Congreso Nacional por hacer de Papel Prensa un nuevo instrumento del poder de Cristina: la decisión del gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, de anular la cesión de un importante fragmento del Parque San Martín a Daniel Vila, que al parecer no era junto al Mendoza Tenis Club, cerca del club Independiente Rivadavia, sino que de los mismísimos Portones del Parque. "Las coordenadas que salieron publicadas en el Boletín Oficial establecían que se le entregaba a Vila un predio estratégico del Parque junto a los portones y delimitado por avenida del Libertador, Boulogne Sur Mer, el Andino Tennis Club, y la calle Las Tipas". Personalmente, yo creo que fue un error del Boletín Oficial, porque ese importante fragmento del Parque no tiene nada que ver con el club Independiente Rivadavia, del que soy hincha.

Lo que hace falta es ampliar el Parque San Martín, no que alguien compre la parte más linda del mismo, justamente. Digo, el hombre que quiso ser jefe máximo de la AFA ¿habrá medido las consecuencias en su imagen de que de repente se les quite a los mendocinos un fragmento de 1,5 hectáreas del Parque? Y al final, por más buena obra pública que intente hacer, lo que suma es más descrédito a Diario Uno -que no publicó nada de todo ésto- , cuyos periodistas no se merecen recibirlo.

Lo triste es que estamos hablando de los dos principales medios de comunicación de Mendoza. Para Los Andes, que las lleva todas de ganar, sería bueno que se sincere y dé una buena explicación del tema Papel Prensa, porque de lo contrario carece de autoridad moral para cuestionar al Grupo Vila de las mil cosas cuestionables que tiene.

Aunque para los empresarios gane el diario que más guita tenga, mi conclusión es que el trofeo final se lo llevará quien -día a día- mejor defienda los intereses de la sociedad y del periodismo en general. Y en este sentido ya sabemos quién va ganando la batalla. Lo llamativo es cómo el dinero + poder es una piedra en la que muchos medios grandes reiteradamente tropiezan, será porque hacen lo imposible para llegar bien con las cuentas a fin de mes, o bien será porque simplemente desconocen el valor que le da la sociedad a una política editorial independiente y a la calidad sustentada en un periodismo con ética y con el aporte de todos los puntos de vista.

2 comentarios:

  1. ¿No existe el Diario El Sol? Quizás algo lamentable es la poca importancia que usted le asigna. El Sol es un diario serio, que siempre se distingue por llevar títulos y noticias serias para la ciudadanía. Algo que parece que no le importa mucho como dice.

    ResponderEliminar
  2. Tenés razón en que El Sol es un diario serio (en ningún momento dije que no lo fuera). Sólo que a mi parecer no marca la cancha en la agenda de medios como sí lo hacen Los Andes y Uno. Y lo ideal sería que todos los medios influyeran por igual, algo que no sucede. Si yo estuviera allí utilizaría Canal 9 para promocionar más los contenidos periodísticos del sitio y del diario, porque en ningún momento Canal 9 y su noticiero me inspiran a comprar El Sol Diario (o leerlo en Internet). Entonces -si lo vemos desde esa óptica- ese multimedio tiene una enorme oportunidad para marcar un poco más la cancha, se me ocurre. Gracias por escribir tu comentario.

    ResponderEliminar