domingo, 26 de febrero de 2012

Acto Central de la Fiesta de la Vendimia (Mza) vs Acto Central de la Fiesta del Sol (San Juan)

Recién acabo de ver en Canal 7 Argentina cómo la Mona Giménez cerraba el espectáculo"Vino argentino, bebida nacional", de la Fiesta del Sol, en San Juan. Luego entré a Diario de Cuyo (el más importante de San Juan en Internet) y vi que hubo un carrusel nocturno, como la Vía Blanca de la Vendimia mendocina, y que ese diario -al igual que sus pares mendocinos respecto de la Vendimia- tiene en Internet un especial sobre la Fiesta del Sol. También un último momento dedicado a esta fiesta (ver imagen), que sin dudas compite con la Vendimia mendocina.


A medida que el espectáculo Vino argentino bebida nacional iba cerrando, con sus palos indirectos hacia Mendoza -sobre todo cuando un personaje, Cepa Madre, expresó que el primer viñedo de Argentina se plantó en San Juan-, me encontré con lo siguiente: nunca entendí un acto central de la Vendimia mendocina, pero este acto central sanjuanino -referido al vino- lo entendí de punta a punta, por lo que me lleva a decir lo siguiente: el Acto Central de la Vendimia mendocina no comunica y el Acto Central de la Fiesta del Sol sí comunica.

Comunicar significa que el receptor entiende el mensaje.

Todos los años sigo por TV el Acto Central de las Vendimias mendocinas. Jamás logro entender el hilo de la trama. En cambio, el espectáculo realizado hace minutos en San Juan tuvo música, diálogo entre actores -con escenas que persuadieron mucho a los espectadores- y un hilo narrativo entendible de principio a fin, con un cierre que al parecer jamás se le pasó a la cabeza a algún productor de la Vendimia mendocina: la Mona Giménez cantando en vivo "se han tomado todo el vino" (¿cómo puede ser que se nos haya pasado eso?).

En fin, no soy crítico de espectáculo, pero acostumbrado a emitir críticas constructivas, sugiero a los que hacen el Acto Central de la Vendimia mendocina que el impacto visual de la obra no sea todo el tiempo el escenario completo. Es mejor que haya un protagonista que se mueva mucho, que hable, que se destaque y que haga seguir todas las miradas. Recuerdo cuando accidentalmente fui a ver a Michael Jackson en Buenos Aires, en los 90, que llegué al estadio River Plate sin que el rey de pop me convenciera. Pero luego de ver el espectáculo y de la excelente combinación de escenografía, bailarines, efectos especiales, tiempos del espectáculo y destreza del cantante, me di cuenta de que estos tipos de show pueden ser entendibles, es decir, pueden lograr comunicar algo. Quizá lo mejor de la Vendimia no sea llenar de artistas el escenario todo el tiempo, porque dispersa la situación narrativa, pero podríamos aprender de los sanjuaninos porque, sin dudas, ellos plantearon la idea de comunicar el espectáculo y lo lograron. Sería bueno que el Acto Central finalmente logre comunicar y no seamos muchos los mendocinos que luego afirmemos que no entendimos el espectáculo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario