miércoles, 7 de marzo de 2012

Cómo la prensa estatal minimiza los crímenes a los militares Larrabure y Viola (y su hija)


El tucumano Argentino del Valle Larrabure fue secuestrado en agosto de 1974 por la guerrilla de izquierda ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo). Durante el secuestro, este grupo de izquierda asesinó al capitán Roberto García y al cabo Marcelino Cuello. Estuvo 374 encerrado en un sótano de un metro y medio cuadrado. Fue torturado con corriente eléctrica y perdió 47 kilos. Murió el 19 de agosto de 1975. El caso está impune porque la Justicia no lo declaró delito de lesa humanidad, ya que -a diferencia del resto del mundo- en Argentina, en estos delitos el delincuente tiene que ser el mismo Estado (concretamente las Fuerzas Armadas). Luis Moreno Ocampo, fiscal jefe de la Corte Penal Internacional, sostuvo que el caso Larrabure es pasible de ser considerado delito de lesa humanidad.
"Larrabure" en
Página12.com.ar

El también tucumano capitán Humberto Antonio Viola y su hija María Cristina fueron asesinados en 1974 por el ERP. La nena tenía 5 años. El militar tenía 31 años e iba en su coche, con su mujer -embarazada de 5 meses-  y su otra hija, María Fernanda, de 3 años, que quedó grave tras recibir dos balazos en la cabeza. Los autores de esta masacre fueron juzgados en plena dictadura militar (1979) y condenados a cadena perpetua, pero quedaron libres 8 años después, durante la presidencia de Raúl Alfonsín. Por lo tanto hoy ambos casos están impunes.

Para Página 12, Viola fue un represor
El diario cuya figura periodística principal es Horacio Verbisky prácticamente desconoce la masacre a la familia Viola. Basta poner en las búsquedas avanzadas de Google el nombre - apellido del militar y el domino pagina12.com.ar. Sólo los dos primeros resultados de búsquedas lo nombran: el artículo Resultó un simulador, de José Maggi  y Un candidato con antecedes, de agosto de 2011, referido a un funcionario macrista de Buenos Aires, en el que afirma que en  2004, "envió al correo de lectores del diario La Nación una carta de apoyo al represor Humberto Viola".  No era un represor. Era un militar que colaboraba en el intento de frenar el avance de la violencia subversiva en Tucumán, en tiempos de Isabel Perón. De este modo, el diario preferido de Cristina Kirchner convierte a la víctima de una masacre en un colaborador de un Terrorismo de Estado aún inexistente en esa época.

Humberto Viola no aparece mencionado en toda la historia del diario oficialista Tiempo Argentino, según lo comprueban las búsquedas avanzadas de Google. Se puede decir que este diario y Página 12 prácticamente ignoran la masacre a la familia del militar Viola.

Humberto Viola en
Pagina12.com.ar
Ninguna condena al ERP por el asesinato a Larrabure
Sacamos capitán Humberto Viola y ponemos en su lugar "Larrabure" más la búsqueda acotada al dominio tiempo.infonews.com y nos encontramos con nuevo corte de rostro del kirchnerista Tiempo Argentino: sólo aparece una nota en todo el resultado de búsquedas, cuyo título -por cierto exagerado y mentiroso- es Se cumplen 35 años del caso utilizado para justificar el golpe.  Ese artículo intenta negar todo lo que sucedió a través de testigos considerados dudosos por el entorno de Larrabure, al punto que la nota cierra diciendo "así empezó la historia oficial del supuesto asesinato de Larrabure". En ningún momento condena al ERP.

Debido a la trascendencia que tuvo este caso de delito de lesa humanidad en todo el mundo, menos en Argentina, Página 12 sí le ha dedicado muchos artículos, pero en ninguno hace una mínima condena a la brutalidad del hecho. Todo lo contrario: se esfuerza al máximo en reducir la gravedad del secuestro ("el tema del trato de los detenidos siempre fue con respeto", expresa un entrevistado en una sus notas, pero jamás la otra campana, la de la víctima). Jamás intenta explicar por qué se tuvo que utilizar la violencia para ser secuestrado, ni tampoco detalla el estado del sótano-calabozo como sí lo hace con artículos referidos a secuestrados años después por la dictadura. En algún punto las notas de Página 12 parecen una excusa para justificar que fue bueno: entre los primeros resultados de búsqueda aparece un título que dice: "El asesinato que no fue ".

Ante estas pruebas considero que habría que modificar el concepto de diario o periódico y llamar de otra manera a las publicaciones que sólo publican desde un punto de vista, porque como habrán apreciado, el periodismo movido por el mal uso de la ideología a la larga terminan desinformando.




El 20 de diciembre de 2007, Cristina Kirchner pisó por primera vez como presidenta el Colegio Militar de la Nación. Allí, la esposa del militar naval Marcelo Toulemonde se acercó a la jefa de Estado y le dijo dos palabras: "¿Y Larrabure?. Hace un mes, por este hecho, el militar fue pasado a retiro obligatorio. Buscando en Google Noticias, Página 12 no publicó nada de estoTiempo Argentino, tampoco. La agencia Telam, mucho menos.

Bonus Track: Apuntes del referente montonero de Página 12
En las facultades de periodismo de Argentina, Horacio Verbisky es el ídolo. Es, desde que Jorge Lanata lo fundó en 1987, el periodista estrella de Página 12. Fue miembro activo de Montonero, la organización guerrillera que se propuso llegar al poder a través de la violencia armada para instaurar a la fuerza una "patria socialista". Recibió ayuda de la Cuba castrista. En 1975 pasa a la clandestinidad. La evergadura de su organización -en el que fue miembro, entre otros, el secretario de Derechos Humanos Eduardo Luis Duhalde- y sus acciones violentas la convirtieron en la segunda organización paramilitar en el orden mundial, detrás de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). Se lo vincula al periodista con el periódico Evita Montonera. Para cerrar esta entrada dejamos algunas noticias publicadas por Evita Montonera en marzo de 1975 que cuentan qué hacían los Montoneros, en aquellos días, con un vocabulario donde manipulaban conceptos: "desarmar" significaba "asesinar a un policía y robarle las armas", "devolver las armas al pueblo" sencillamente era robar y "ajusticiar" no era más que asesinar a sangre fría.

El sentido de publicar los siguientes recortes de "partes de guerra" de Evita Montonera durante ese mes de 1975  -muy interesantes para el análisis periodísticos- es que este tipo de material no se enseña en las escuelas, ni tampoco es tratado por los medios oficialistas para refrescar la historia y a la vez, si leemos los comentarios de los lectores cuando hay notas referida a algo relacionado con Montoneros o ERP, existe un reclamo latente: que la prensa destaque estos acontecimientos:

















No hay comentarios:

Publicar un comentario