sábado, 24 de marzo de 2012

Una ecografía comprobó hay vida a las 12 semanas de gestación y derrumba así un argumento abortista que afirma lo contrario

Anoche, en la plaza Independencia, unos 500 mendocinos vieron en una pantalla gigante una ecografía hecha en vivo a una mujer embarazada de una criatura de 13 semanas de gestación: las manos, cabeza, columna y los pies se movieron. Los latidos de su corazón se expandieron por la plaza Independencia. De este modo se derrumba la tesis del proyecto de despenalización del aborto de Argentina, que sostiene que no hay vida en las primeras doce semanas de gestación.

Imagen: Diario Uno
La vida comienza finalmente con la concepción y no después de las 12 semanas de vida. Así lo corroboró una ecografía realizada a una mujer que participaba en una marcha por el Día el Niño por Nacer, anoche en la plaza Independencia.

Luego de que profesionales médicos afirmaran que todos los libros de medicina sostienen que la vida comienza desde el momento de la concepción, ya que hoy existen los medios técnicos para comprobarlo, una mujer, con un embarazo de 12 a 13 semanas, subió a un mini escenario situado en la plaza Independencia. Al costado del mismo, un equipo médico la estaba esperando para realizarle una ecografía que se  pudiera ver en todo el sector este de la plaza Independencia. Y así fue: apenas un minuto después de que los jóvenes organizadores presentaran a la futura mamá, la plaza quedó en silencio cuando irrumpió en la pantalla gigante las primeras imágenes de la ecografía. El público comenzó a emocionarse cuando distinguió cómo la criatura movía las manos. El médico ecógrafo explicó los detalles que se apreciaban, como por ejemplo la columna vertebral, el ritmo cardíaco -que fue muy bien reproducido por los potentes parlantes situados junto al escenario-. También se distinguieron la cabeza y los pies.

Cinco minutos después de que los 500 mendocinos presenciaran con claridad la criatura de casi 13 semanas, el médico cerró su explicación afirmando que para muchos abortistas lo que acababan de ver no era un ser humano, ni tampoco una criatura con derecho a nacer y vivir.

La entrada más leída desde que existe este blog es la que muestra vida humana en ecografías de 12 semanas de gestación.

La semana última, la Corte Suprema de Justicia de Argentina restringió el derecho a la vida, al autorizar a cualquier mujer a hacerse un aborto en un hospital sólo diciendo (y no comprobando) que fue víctima de una violación. De este modo el máximo tribunal hizo caso, entre otros, a un par de argumentos a favor del aborto, que no tiene fundamentos con los datos que ofrece la realidad: por un lado, que las víctimas son las mujeres pobres que tienen embarazos no deseados y por otro, que el aborto legal hará reducir los abusos a menores.

La mitad de las mujeres que practican aborto legal en Estados Unidos ganan más de 30 mil dólares al año, según reportó el Instituto Guttmacher -que promueve la matanza de seres humanos en gestación y a la vez sostiene que la tasa de abortos disminuyó 5% en Sudamérica en los últimos 15 años-. Muchas publicaciones sostienen que en Estados Unidos, tres de cada cuatro mujeres hacen abortos porque sostienen que  un hijo "interferirá con el trabajo, la escuela u otras responsabilidades".

Respecto del argumento del aborto como remedio para reducir los abusos a menores (utlizado en 1973 para validar esta práctica en Estados Unidos) ningún estudio médico  lo corrobora, sino que todo lo contrario: la realidad indica que en Estados Unidos, desde que existe el aborto, el abuso infantil alcanzó cifras dramáticas, como lo expresa con detalle este informe del diario La Nación.

De este modo tenemos que existe vida a las 12 semanas de gestación, el aborto no es la solución para las mujeres pobres ni tampoco sirve para bajar los abusos a menores. Como decía Carlos Soria, un profesor español que tuve en la Facultad de Periodismo, "la violencia genera más violencia" y en el caso aborto lo corrobora la investigación más seria que se hizo sobre el tema, a cargo de Priscilla Coleman ( Bowling Green State University, Ohio, Estados Unidos), en el que investigó a 713.350 mujeres que "interrumpieron sus embarazos" y concluyó en que un aborto eleva el riesgo de suicidio (155%), ansiedad (37), abuso de alcohol (155%) y consumo de drogas (220%).

Cómo lo informaron los diarios digitales de Mendoza

El hecho ocurrió entre las 19.30 y 21 del viernes. Diario Uno mandó a la calle a Fabricio Panella Vidal y Nicolás Galuya y ambos hicieron la nota más completa de todos los medios mendocinos -con galería de fotos y videos- y que se publicó antes de las 21.30 -es decir cumplió con las exigencias de los últimos momentos-. Una buena y una mala: mencionó la ecografía (lo más contundentede la noche), pero no le dio la trascendencia que merecía.

El Sol Online primero tituló "En Mendoza, una multitud defendió el derecho a la vida" y luego "Cerca de 400 personas marcharon contra el aborto no punible". En realidad se trató de una marcha pro vida que se hace cada año para celebrar el Día del Niño por Nacer, declarado hace 13 años por el decreto 1406/98. El Sol se olvidó de la ecografía, es decir, no trabajó mucho la nota.

Este acontecimiento siguió de largo en la Redacción de Sitio Andino, no así en Los Andes Online, que lo cubrió con absoluta objetividad:  "Por segunda vez se realizó la denominada Fiesta de la Vida" y al igual que Uno, le faltó la visión de descubrir la noticia al apenas nombrar la ecografía en vivo y no mostrarlo, o ponerlo en un galería de fotos.

Mdzol intentó armar un relato de interpretación del suceso buscando otra noticia pero a la vez descartando el principal mensaje. Todo terminó en una crónica sin sabor (el título "Luces y sombras de una fiesta que se declaró pro vida y en contra del aborto" lo dice todo). Ingenuamente se le escapó al visión editorial anticlerical y abortista que refleja ese medio, rechazado por sus propios lectores en las encuestas que acompañan a la nota (ver abajo algunas de ellas). La nota, escrita por Maxi Quinteros, se excedió en el uso del término "interrupción del embarazo", que confunde por ser largo -es mejor en periodismo usar sinónimos cortos, para agilizar la lectura- y por quitarle sangre y dolor al concepto que representa. También hay un grave error conceptual cuando inicia el tercer párrafo diciendo "detrás de la fiesta, un mensaje ideológico sin ambages". No identifica a los protagonistas de ese mensaje ideológico, ni tampoco aclara si es de izquierda, centro o derecha. En realidad se refería a la presencia de cristianos y católicos. Y el error consiste en encasillar a la religión en una ideología cuando en realidad no es una "tercera vía", como lo explica bien la primera parte del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia: hay católicos de izquierda, de centro y de derecha, por lo tanto el pensamiento de la Iglesia no es una ideología (o tercera vía, teniendo en cuenta las dos anteriores, que son la izquierda y la derecha). Por último, lo único rescatable fue haber entrevistado al ex candidato a gobernador y actual senador, Guillermo Amstutz, algo que se le escapó a los otros medios. En realidad si yo fuera editor hubiera dividido la nota en dos partes: en primer lugar, lo informativo y en segundo lugar, la segunda noticia que buscó el cronista y que al haber abarcado toda la nota tornó la misma en un contenido confuso que quedó reflejado en el mismo título.




La sociedad mendocina rechaza el aborto según muestran las encuestas de Mdzol 


Mi conclusión sobre los medios es que hay trabajar más la noticia y sobre todo rescatar las emociones, ya que la experiencia es el mensaje (de hecho ninguno entrevistó a la joven de 19 años, de clase humilde, que mostró en la ecografía a su criatura de 19 semanas de gestación y que decidió tener el bebé). Y también en conocer bien el tema -que es aborto- para saber encontrar la noticia, que en este caso fue la ecografía, que en sí resulta insólito porque ecografías a criaturas de 12, 13 y 14 semanas se hacen todos los días, pero hoy hace falta redescubrirlo (o mejor dicho, re-confirmarlo) como un hecho real y comprobable, para rebatir un argumento abortista.

1 comentario:

  1. extraordinaria redacción. Realmente muy buena. Ojalá existieran artículos como estos en los diarios y noticieros. Mis felicitaciones, estimado. Saludos

    ResponderEliminar