martes, 22 de mayo de 2012

Las minas antipersonales de la guerrilla de izquierda de Colombia mataron a 9.786 personas desde 1990

El grupo autoproclamado como marxista leninista bolivariano Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia es el principal responsable de las minas antipersonas enterradas en varias zonas de Colombia, para frenar el avance del ejército de ese país. Cerca del 30% de sus integrantes son menores de edad, reclutados a la fuerza, según Human Rights Watch. Existen desde 1964. Además de sembrar minas antipersona, se dedican a asesinar a civiles, militares, policías; al secuestro con fines extorsivos, tráfico de armas y droga, y a realizar atentados con explosivos y coches bombas. Nunca aceptaron ser un partido político de izquierda para someterse a la voluntad popular en una nación donde la izquierda o centroizquierda no ha logrado consenso popular: prefieren llegar al poder a través de la fuerza para implantar un Estado marxista-leninista y bolivariano.

Es considerado como un grupo terrorista por Estados Unidos, la Unión Europea, Chile y numerosos países más. Argentina no lo considera como grupo terrorista, pese a que desde que existe ha dejado a más de 250 mil víctimas (según la Comisión Nacional de Reparación y Rencociliación (CNRR), que exporta cocaína y otras drogas para subsistir. Dentro de Colombia han recibido acusaciones por  homicidio, desaparición forzada, lesiones personales, secuestro, tortura, reclutamiento ilegal de menores y delitos sexuales.  En 2008, la marcha Un millón de voces contra las FARC convocó a más de 12 millones de personas en todo el mundo. Es la guerrilla más antigua de América Latina. Recibió el apoyo de Fidel Castro.

Desde 1990, las minas antipersona han dejado un promedio de una víctima al día, de las cuales el 62% fueron policías, militares u otros miembros de las fuerzas públicas, como lo informa este gráfico del Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal:


No hay comentarios:

Publicar un comentario