miércoles, 1 de agosto de 2012

Hace falta ética en el algoritmo de búsqueda de Google

Google no tiene la culpa de los resultados de sus búsquedas, eso está claro. Sin embargo sería propicio que los programadores vean la manera de reformular ciertos algoritmos en las búsquedas cuando se trata de contenidos que pueden hacer mal a una persona. Como es el caso de una funcionaria de educación removida ayer en Costa Rica.

Ayer fue noticia en muchos países. Youtube hoy te regala la "nota de color". Antes el periodista salía a buscarlo a la calle. Pero reconozcamos que Youtube -cuyo propietario es Google- es irresistible. La recetas del coctel -cuyo resultado fue embarrar la imagen de una persona, construida durante mucho tiempo con trabajo - fue la siguiente: difusión del hecho en Youtube + aparición del video en los sitios web informativos de casi todos los medios + la lógica del resultado de búsquedas en Google Imágenes + la imagen más consultada de la persona a la que hace referencia, que es una imagen íntima.

Todo ésto deja desprotegido la idea de la ética periodística de que la intimidad no es comunicable, como sí lo es lo privado y público. El video de la funcionaria costarricence Karina Bolaños pertenece al ámbito de la intimidad. Conclusión: ella perdió su trabajo. ¿La culpa fue del editor del un diario digital del sur de Chile, en el otro extremo de Costa Rica? Claro que no, porque ese hombre publicó lo que todos estaban difundiendo.

El resultado final de esta receta es la imagen que ven abajo. En lo personal lo considero injusto y creo que los programadores podrían buscar una manera para que las imágenes íntimas no aparezcan en los resultados de búsquedas de Google, porque la intimidad no es comunicable, aunque hayan muchos periodistas del espectáculo que hagan mucha guita con eso.



No hay comentarios:

Publicar un comentario