viernes, 17 de agosto de 2012

Himno cantado por Crismanich vs Himno cantado por alumnos secundarios

Les tiro una idea a los medios digitales y televisivos: vayan a los colegios cuando hayan actos y filmen el momento en que los chicos intentan cantar el Himno Nacional Argentino. Luego lo muestran en la web en forma simultánea. Ponen seis ventanas en el sitio y un solo botón play. El audio del Himno Nacional Argentino en forma simultánea, pero las cámaras enfocando el rostro de los chicos.

¿Qué vamos a ver? Rostros pálidos y silenciosos. Rostros riéndose. Rostros que intentan cantar pero no saben. Y rostros mirando hacia abajo, es decir, escribiendo un mensajito en el celular. Y quizás algunos rostros intentando entender el mensaje. Ninguno cantando el Himno.

Repito: ninguno cantando el Himno.

Hoy viví lo que les cuento en un colegio de la Villa Tulunmaya (a un kilómetro al norte de la ciudad de Lavalle). Pero también lo he vivido en otros actos, en colegios de Rodeo de la Cruz, Jocolí, Guaymallén y Ciudad.

De veras: nunca he visto a un alumno cantando el Himno Nacional Argentino.

En el Martín Zapata, cuando hice el secundario, bien o mal se escuchaba en volumen bajo. A veces lo cantábamos a medias, otras veces un poco más fuerte o más despacio. Pero el Himno como que nos llegaba, nos estremecía un poco.

Ahora es otra cosa. Entonces ¿cómo hacer una noticia con ésto? Con humor e inteligencia.

Un movilero de Nihuil o Elevediez, onda CQC, puede pararse en medio del colegio y dejar el micrófono en manos de los alumnos de un curso. Y dejar que el audio lo diga todo: si se escucha la voz de Baglietto u otro intérprete del Himno Argentino significa que los chicos no cantan nada. Si además de la voz del rosarino se mezcla un murmullo cuasiafinado, entonces es porque hay algo.

Una nota de color y en vivo de Noticiero 7 ó 9 podría ser lo mismo. Y que los padres de los alumnos lo estén viendo en vivo. Y todo Mendoza también.

Pero la idea no es castigar o escrachar, sino más bien hacer un concurso. El que más canta se lo premia con algo.

Quizá cada noche, a las 0, podría arrancar el día televisivo con un himno cantando en la escuela y no con una grabación, con el fondo de la bandera argentina. Y un diario digital podría filmar cada día un himno en una escuela y publicarlo a lo largo del día: sería sin dudas la nota más leída.

A mi me convence la idea más trabajosa de todas: la de mandar a seis periodistas con cámaras a seis colegios en un día patrio y filmar el momento del Himno. Luego, armar un especial multimedia que constituya un solo video con seis ventanas (eso se puede hacer con Adobe Premier) y desde un botón play activar el himno con los seis videos sincronizados. Entonces, en el espacio de los comentarios, los lectores votan por el colegio que mejor cantó el Himno.

El correntino Crismanich nos enseñó a cantar el Himno: con el corazón y lágrimas. A mi me marcó eso, aunque no hay razones para sentir esa emoción por la patria todos los días. Pero tampoco hay razones para ser absolutamente indiferente ante una canción que por un momento nos hace sentir todos en uno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario