miércoles, 21 de noviembre de 2012

Apuntes sobre el nuevo Mdz

No quise hacerlo el día que Mdz mostró su nueva cara porque de inmediato supe que había que darle tiempo. Algunos amigos periodistas ya me andan diciendo que "no les gusta" el nuevo formato. Pero la verdad es que el diseño de Mdz merece otro tipo de análisis.

Desde que existe la prensa digital, los diarios han hecho rediseños cada año y medio. La Nación Line, Clarín Digital e Infobae fueron los más adelantados y los que marcaron tendencias: en una primera instancia Clarín, quien fue el que innovó con los videos y multimedia, hace ya unos siete años, y luego La Nación, con una renovación integral, es decir, diseño más calidad periodística.


En Mendoza lo hizo Los Andes Online por primera vez en 2001, en un proceso iniciado un año antes por el actual concejal demócrata Guillermo Mosso, cuando abandonó la versión estática que lo vio nacer como el primer diario digital de Argentina seis años antes y lo fue haciendo, con pequeños ajustes, cada año y medio. Diario Uno recién cambió en 2007 cuando Juan Quibar transformó ese sitio estático en un periódico con últimos momentos y fue el precursor de los contenidos multimedia, con la inclusión de fotogalerías y videos a partir de un servidor propio, que permitía una rápida visualización de la web y una identidad multimedia propia, despegada de los embebidos de Youtube, como el resto de los medios digitales locales. Casi cuatro meses antes de que Diario Uno pasara del punto net al punto com ar, Mdzol aparecía por primera vez con un diseño mucho más avanzado que Los Andes Online y por supuesto, el implementado meses después por Diario Uno, sobre todo en la tipografía y formato de títulos, pero no tanto en lo que hace a multimedia. Mientras, en ese 2007 Los Andes Online la veía pasar y seguía igual, tranquilo porque ninguno de estos dos periódicos le iban a arrebatar el primer puesto, como sucede hasta ahora.

Cinco años después -y no un año y medio después, por cierto- Mdz hizo su primer rediseño.


¿Qué es lo que veo?

Una reducción de cantidad de noticias en la portada, seguramente producto de que no hay personal para estar publicando todo el tiempo. Si vos querés saber lo que pasa en el país y el mundo te enterás por La Nación Line y Clarín, porque son gratis. No lo vas a hacer desde un diario de Mendoza. Entonces, ¿para qué llenar la portada de noticias de cables? De este modo, manteniendo la producción local -que es lo que el lector no encontrará en otra web- más un discreto caudal de noticias procedente de cables se puede asegurar una producción pareja los siete días de la semana y no como sucedía antes, que había que llenar la portada de noticias y noticias, sobre todo en momentos que no siempre resultan cómodos para hacerlo en un medio digital, como lo es, por ejemplo, los sábados por la mañana o domingos por la tarde.

También se visualizan menos las columnas de opinión. Puede ser por un deseo de cambio, por una imagen no muy buena que digamos en lo que hace a la calidad y nivel periodístico de las mismas, o directamente porque esas columnas implica un sobreesfuerzo de los mismos cronistas, o por el deseo de ser prudentes con la idea de reforzar la noticia con la opinión, cuando en realidad debería ser con el análisis periodístico, que ayude a entender mejor lo que se está comunicando.

El cambio de tipografía puede responder a la idea de renunciar a ser un diario parecido al impreso para ser definitivamente un diario digital. ¿Qué significa ésto? A mi criterio, Mdz se lanzó con todo en 2007 con una tipografía moderna y a la vez, clásica (por el uso del serif) para dar una idea de que son un medio compatible con los diarios tradicionales de Mendoza y del país. Entonces, contra las tendencias de la prensa digital, se lanzó a escribir notas extensas (y nos acostumbramos a ver notas extensas, cosa que no hace la mayoría de los medios digitales) para dar a entender que Mdz tiene mucha información y mejor que los medios convencionales, y además, que es un diario inteligente. Ahora, lo que veo, es que fue necesario adecuarse al diseño de hoy, a partir de un discretísimo serif -que genera la idea de seriedad y confianza- y con un avance del color blanco, como lo marcan las tendencias actuales.

Un espacio muy bien usado para el banner: no molesta, no es tóxico ni
distrae a los bloques de noticias. 

El riesgo, sin dudas, está en el gigantesco título uno. Yo me pregunto: ¿cuánto tiempo pasa por día el editor del momento pensando en el título y la foto que  logre el impacto y el gran espacio que ya tiene allí asignado?

El impacto visual del título y foto grande asegura, sin dudas, la curiosidad por entrar y saber qué es lo más importante del momento. Pero, ¿acaso un viernes a las 23, un sábado a las 8 o un domingo a las 14 hay un título y súperfoto de impacto para iniciar la lectura de la página? Ese es el principal problema que estoy viendo ahora en Mdz. Es un riesgo y bueno, ellos habrán armado una estrategia para encararlo. Mientras, no dudo que cuando se muera el Papa o caiga un Ovni en el cerro Arco, sin  dudas que buscaré el súper título/foto de Mdz antes que en Los Andes o Uno, pero mientras, ¿qué ponemos ahora? ¿cuánto tiempo perderá el editor del sitio en desmedro de las otras noticias que conforman la web?

Supertítulo principal: el riesgo de destacar, por momentos, lo irrelevante

Por último rescato la posibilidad de que tu réplica en Twitter se vea junto a la noticia. Gracias a ese recurso yo pude ayudar a mejorar una nota de Mdz, sobre aborto no punible, en el que aparecía el audio del testimonio de Nahuel, una persona que por ser fruto de una violación hoy no podría volver a nacer: como vio que esa era la noticia, yo lo puse resumido en el Twitter, cambiando el título de la nota de Mdz por Nahuel diciendo que su abuela le enseñó a amar la vida, y así dar a entender que el hijo de un violador y de una discapacitada abusada también tiene derecho a la vida, algo que hoy niegan los que apoyan el aborto.

Para criticar: la ausencia de infografías interactivas, infografías animadas y especiales multimedia. El rediseño hubiera sido la ocasión de innovar en ésto, pero bueno todavía a la prensa digital de Mendoza le falta visión para entender esta forma de comunicar.

Del diseño en general aún no se puede analizar: fue hecho para que el público se vaya acostumbrando a lo largo de los días. Seguramente esos amigos periodistas que se mostraron críticos con el rediseño cambien su opinión cuando se vayan acostumbrando al nuevo formato.

Como cierre, lo más importante: La Nación Line, cuando innova, lo hace en diseño y calidad periodística. Me gustaría ver esto último, también, en Mdz. La nota de Nahuel, justamente, me demostró todo lo contrario, pero confío -por la calidad de periodistas que conozco allí- que lo puedan hacer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario