jueves, 15 de noviembre de 2012

Embarazada por violación rechazó el aborto y ahora le pide a los legisladores que "no decidan por nosotras"

Verónica, una joven del sur mendocino, fue violada y quedó embarazada a los 12 años. Le ofrecieron abortar pero decidió ser madre: hoy su hijo tiene 9 años. Reprueba a los legisladores que impulsan el aborto no punible porque considera incorrecto "que tomen decisiones por nosotras" y sostiene que más daño psicológico le hubiera causado "saber que llevaba un hijo y haberlo abortado". "No me arrepiento de no haberlo abortado porque hoy esa personita me hace sonreír"

El motivo que más justifica la aplicación del aborto no punible que debate el Senado mendocino se vincula con los daños psicológicos causados por el embarazo por violación. Hace nueve años, en un departamento del sur de Mendoza, Verónica terminaba la infancia con la dura experiencia del abuso sexual, seguido de embarazo. La asociación Frente Joven facilitó a Apuntes testimonios de la joven, que rechazó la propuesta de grupos abortistas y hoy puede ver sonreir a su hijo de 9 años.

Imagen: Actualidad RT
"Recuerdo las caras que me ofrecieron el aborto, no el nombre, ni el lugar, pero si las caras. Entonces pienso…si me quedaron grabadas esas caras, cómo no me quedaría aún más grabada si hubiera decidido abortar, haber matado una vida que no tenía la culpa de su origen", confesó Verónica.  "Yo creo que aquellos que están haciendo estas leyes nuevas para que el aborto se apruebe, nunca les ha pasado nada de esto. Me parece incorrecto que tomen decisiones por nosotras. Ellos dicen que con el aborto nos estarían haciendo un bien, pero yo pude elegir por la vida con tan solo 12 años, cualquier otra chica también puede elegirla", agregó.

La próxima semana, el Senado mendocino debatirá el protocolo del aborto no punible, que contempla matar a las personas por nacer si son fruto de una violación. Vilma Jilek, titular de la ONG mendocina Accionar, había afirmado que "el protocolo no mide las consecuencias de la persona que aborta".

"Yo quería comentarles que yo no aborté. Fui abusada - explica Verónica-  hoy en día tengo un hijo de 9 años y es estupendo. Cuando estuve embarazada con 12 años me ayudó un grupo de Mendoza que trabajaba con adolescentes en riesgo. Estuvieron permanentemente conmigo, me dieron apoyo psicológico, económico, legal, etc. Me ayudaron a salir adelante".

Dos legisladores oficialistas impulsan el proyecto de ley 62.903, que contempla, entre otros puntos, una asistencia médica, psicológica y jurídica de la víctima del abuso que queda embarazada. De este modo se busca llegar al fondo del problema, que no es el aborto, sino la violencia de género. Vilma Jilek, desde Accionar, confirma que "cada semana aparecen casos nuevos de violencia de género: no conozco el caso de una embarazada por haber sido sólo una vez violada".

Uno de los ejes centrales del debate es que el aborto no punible - aunque no logró aplicarse del todo- rige desde 1922, sin embargo años después Argentina adhirió a normas que protegen la vida del ser humano en gestación, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1945), la Declaración Universal de los Derechos del Niño (1959) y la Convención sobre los Derechos del Niño (1989).

"Muchas veces me pregunté por qué pasaban las cosas", continúa Verónica. "Y después de 9 años me di cuenta de que no tengo que preguntarme el porqué, sino el para qué. Y yo hoy en día puedo llegar a convencer o ayudar a otras personas que han pasado por mi misma situación, alentarlas a que tengan a sus niños, que no lo aborten, porque sino después se van a arrepentir. Quedan marcas, seguro que van a quedar marcas, pero más marcas quedarán cuando se den cuenta que han matado un hijo. Por eso no quiero el aborto".

Y le dirige un mensaje a quienes llevan un embarazo no deseado:

"Yo les diría que no aborten. Yo no les digo que fue fácil, ni que lo será. Tuve problemas y los tendré. Pero tengo una familia que me apoya y junto con mi hijo me han sostenido hasta ahora.Del daño uno nunca se olvida. Pero hay una personita que trata de ponernos feliz y borrar ese pasado. Hoy en día es la persona que me sonríe, me hace sonreír y me levanta. No me arrepiento de no haberlo abortado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario