jueves, 29 de noviembre de 2012

ONG lanzaron un especial multimedia con testimonios mendocinos sobre el aborto

Está hecho para periodistas y para el público en general. Los audios de quienes hablan se pueden descargar libremente. A días de que el Senado de Mendoza decida aplicar o no el protocolo del aborto no punible, el sitio presenta una investigación sobre algo que aún la prensa mendocina no ha mostrado: el aborto desde el terreno de los hechos. Compartí abortonopunible.com desde esta entrada.

Nahuel existe. Y lo podemos ver en la calle. Aunque nadie creería que con el protocolo en vigencia, personas como él podrían vivir. Porque al ser hijo de un violador y de una discapacitada abusada, automáticamente el derecho a la vida lo tiene arrinconado.

Portada de abortonopunible.com
María V, de Luján, vivió un trauma post aborto pese a que no abortó. En realidad, gracias a un médico del Lagomaggiore, su embarazo "no fue interrumpido". Y reconoce que el trauma post aborto mostró su rostro sin maquillajes cuando vio nacer a ese hijo que había intentado eliminar con una pastilla abortiva. Eso le llevó muchos años superarlo y con mucha razón pide a los legisladores que traten en el debate por el protocolo del aborto no punible el daño mental que produce la decisión de matar a un ser humano por nacer. Otra joven de Luján, Natalia -que finalmente terminó su embarazo con un aborto en los primeros meses de gestación-, también pide a los senadores mendocinos que consideren lo que se conoce como trauma post aborto.

Verónica, del sur mendocino, fue noticia cuando un familiar la violó y la dejó embarazada al terminar su infancia y las agrupaciones abortistas insistieron en que terminara con su embarazo. Ella decidió seguir adelante y hoy su hijo tiene 10 años. Y reconoce que más daño mental le hubiera ocasionado abortar que no hacerlo.

Y Juanita Prosseti, una vecina del Gran Mendoza, seguramente es la mendocina que más conoce de cerca todo lo relacionado al aborto clandestino. Admite haber atendido a diez embarazadas por violación que iban a abortar. Una de esas criaturas que nacieron es su hijo. "Si yo estuviera del lado del aborto no tendría a mi hijo Nicolás en mi vida", admite.

La historia de estos cuatro mendocinos, que difundió anteriormente Apuntes y que llegaron a través de asociaciones como Inmensa Esperanza, Accionar y otros,  constituyen el testimonio más evidente y real a tener en cuenta a la hora de decidir si Mendoza se suma o no a una norma sancionada en 1922, cuando aún no existía la Declaración Universal de los Derechos Humanos ni la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y avalada por la Corte Suprema de Justicia, que además de terminar con vidas como las de Nahuel o la de los hijos de Juanita y María V, también produce en evidente daño mental; esto último, de las revelaciones más importantes de este multimedia, producido por los periodistas Pablo Vilanova y Mario Simonovich, más la colaboración de Martina Smon, de Frente Joven, la asociación que impulsó la iniciativa, que incluye una infografía animada (con muy buena repercusión en Youtube) que explica el protocolo del aborto no punible y otra, con una propuesta superadora: el proyecto de ley 62.903, de los senadores K Matías Stevanato y Claudia Segovia, que propone asistir y acompañar a toda mujer embarazada por delitos contra la integridad sexual, es decir, salvar dos vidas.

Les dejo aquí el multimedia y abajo, los códigos para que lo puedas embeber en tu blog, sitio o periódico digital. A los periodistas también le ofrecemos el contacto con estas voces:


CODIGOS


No hay comentarios:

Publicar un comentario