martes, 29 de enero de 2013

Qué es una hipoglucemia

Estoy viendo el noticiero de Telefè, en la habitación del hotel de Necochea donde veraniego, y seguí la tragedia que causó un taxista en la avenida Santa Fe, de Buenos Aires, y quería expresar algo.

Si se confirma que se trata de un diabético que sufrió una descompensación, les explico por qué una descompensación de un diabético puede causar una tragedia.

La descompensación en la diabetes se llama hipoglucemia (poca glucosa en la sangre porque la persona no ingirió los carbohidratos necesarios para tener un nivel normal de azúcar en la sangre).

La hipoglucemia se manifiesta con debilidad en las piernas, falta de coordinación al hablar, vista borrosa. Luego, si no se frena con un vaso de Coca Cola, lo más efectivo para subir el azúcar, el mejor remedio de los diabéticos, el paso siguiente es el desmayo y el estado semi inconsciente, donde apenas el individuo puede mover los brazos y las piernas, pero jamás caminar y mucho menos, entender lo que pasa. En esa instancia lo único que lo salva es una inyección de glucosa concentrada, hecha por un enfermero de un servicio de urgencia. Comúnmente se conoce como coma diabético.

Les cuento mi caso: hoy amanecí con 104 de glucemia. Los niveles normales en diabéticos va de 70 a 130. De 70 para abajo es hipoglucemia. Hoy, a las 14, tenía 51 de glucemia. Comí normal pero antes tomé dos vasos de Coca Cola. Una hora después me volví a medir la glucemia y seguía igual. Tres horas después, elevadísima: 307.

Una glucemia de 35 para abajo puede generar el estado semi inconsciente que pudo afectar al taxista, según su declaración.

¿Cómo se evita?

Hay distintos tipos de tratamiento para los diabèticos.

Por ejemplo yo uso insulina ultralenta, que es basal, una vez al día, y con eso evito tener hipoglucemias severas. Pero cada vez que como me inyecto insulina ultraràpida. Así uso la insulina adecuada según lo que voy a consumir y la actividad que harè. Pero hay diabéticos que usan insulina NPH ràpida y lenta, que implica ser responsables y exactos en la cantidad de comida que deberá ingerir, para evitar hipoglucemias.

Según lo que escuché en Telefé Noticias, hallaron muchos caramelos en el taxi y en el taxista responsable del accidente. Eso puede significar muchas cosas: que estaba preparado para las hipoglucemias, pero quizás  llegó tarde con el caramelo y no pudo revertir la hipoglucemia, y también que quizás es un paciente con hipoglucemias seguidas, por eso se previno con caramelos, pero llegó tarde y la tragedia sucedió.

En lo personal, los caramelos nunca me resultaron efectivos para levantar una hipoglucemia. Para eso siempre llevo Coca Cola en el auto. Basta agarrar la botella, sacar la tapa y beber un cuarto de litro para lograr lo suficiente para salir de una hipoglucemia. Sería bueno que los medios informen si ese taxista llevaba Coca Cola en su vehículo. Esa gaseosa se procesa más rápido que los caramelos.

También aparece acá algo que puede resultar clave para entender lo que pasó: si el taxista pudo darse cuenta de que tenía hipoglucemia.

Según mi experiencia, en los períodos que he vivido hipoglucemias seguidas, mi cuerpo perdió la capacidad de darme cuenta a tiempo, lo que resulta un grave problema. Todo lo contrario, cuando lográs llevar una diabetes bien controlada, en mi caso he logrado darme cuenta de una hipoglucemia y reaccionar a tiempo.

Para ambos casos la mejor solución es medir la glucemia con frecuencia. En Mendoza, gracias a OSEP uno puede tener las tiras reactivas gratis. En mi caso me mido cinco veces al día y aún así es difícil lograr llevar una glucemia estable, como me está pasando ahora. Sería bueno que se investigue, en caso de que se confirme que se trató de una hipoglucemia, cuándo fue la última vez que el taxista se midió el azúcar. Si lo hizo como mucho unos cuarenta minutos antes de la tragedia seguramente lo podría haber evitado, aunque aclaro, cada diabético es un distinto, lo que hace que cada diabético sabe realmente cada cuánto tiene que medirse el azúcar.

¿Qué faltó en los medios?

Tres días después no encontré ningún diario ni noticiero que entrevistara a un diabetólogo para que explique a partir de qué nivel de hipoglucemia es peligrosa en cuento a la absoluta pérdida de coordinación y de fuerzas. En mi caso es de 30 para abajo.

Si bien todos los diabéticos somos distintos es raro que con una glucemia de 50 ó 60 (ambos correspondientes a la hipoglucemia) una persona pueda mandarse una tremenda barbaridad al volante.

Confirmado: fue un shock hipoglucémico

Así lo publicó en la tarde del sábado 9 de febrero La Nación Line:



No hay comentarios:

Publicar un comentario