martes, 26 de marzo de 2013

El creador de MendozaOpina.com cuenta el desastre que es Internet en Cuba

"Por una hora de wifi en La Habana pagué el equivalente a lo que cobra por mes un cubano profesional (20 CUC/ 25 dólares). Para mi fue caro. Para un cubano, imposible".

Por alguna razón, los intelectuales de izquierda que adoran la dictadura comunista de los hermanos Castro terminan eligiendo Estados Unidos o Europa, en lugar del país que políticamente tanto adoran. Dos mendocinos amigos pasaron este verano por La Habana: uno admitió que no volverá más, tras ver a una población maltratada por la censura y por la humillación salarial, en un relato similar al de Yoani Sánchez; el otro -proveniente de General Alvear-, a pesar de ello notó en la sangre de los cubanos una alegría caribeña que lo sostiene y un estilo de vida totalmente alejado de la tecnología, en una nación cuya canasta alimentaria se parece a la de cualquier penitenciaría de Latinoamérica y que en los sesenta recibió de la Unión Soviética seis veces más que dinero que toda Europa durante el Plan Marshall.

El mundo de Internet no es como acá y Yoani Sánchez se encargó bien de explicarlo. Si bien Internet hoy es clave en la vida, la experiencia del alvearense Fernando Bulczynski - responsable de sitios como Mendoza Opina y Bariloche Opina-  permite hacer un profundo planteo de lo que hoy es Internet en la vida social de la isla gobernada por los hermanos Castro desde 1959:

"Nosotros con Internet perdimos mucha sociabilización con las personas que tenemos cara a cara.  Creo que ellos no tienen ese problema y disfrutan mucho de las relaciones interpersonales familiares y se los ve en la cara que son muy felices".

Fernando Bulczynski hace marketing de redes desde Bowen, General Alvear




"Por otro lado "tener una pc en el hogar es muy difícil y tener Internet es imposible. También no conocen mucho el mundo en si, solo por lo que escuchan de los turistas comunicados con las personas que están lejos y incomunicados con las personas que están cerca".

¿Qué fue lo que más te costó hacer o dejar de hacer por no tener Internet?

- Me costó mucho buscar lugares para comer, para comprar y qué hacer en las ciudades donde estaba, todo lo preguntaba o lo hacia de una. También me costó mucho comunicarme con mis familiares, informarme de lo que pasaba en la Argentina. Estaba desconectado de todo, aunque tengo que reconocer que me gustó mucho desconectarme durante 15 días, sobre todo en la luna de miel, la pude disfrutar, sin estar pendiente de las redes sociales.

¿Qué sueños creés que pueden lograr con Internet?

_ Con Internet creo que podrían desarrollarse más en sus profesiones sin la necesidad de recurrir al Estado, y muchos son los que hablan tres y hasta cuatro idiomas, lo cual podrían comunicarse muy bien con otros lugares del mundo.

Antes y después del viaje a Cuba ¿en qué cambió el concepto de Internet para vos?

_ Antes creía que estar conectado todo el dia y al trabajar en tecnología no podía creer cómo la gente podía vivir sin Internet en otros lugares….. luego en Cuba me di cuenta de que con la escasez de la tecnología crecía la eficiencia de las personas, siendo más efectivas en la logística, inclusive para llevar cada detalle de un hotel de 500 habitaciones casi sin perder tiempo a la hora de solicitar algún servicio o hacer el checkin/checkout (inclusive sin que se les escape ningún detalle de las consumiciones de toda una semana). También la gente vive menos preocupada por adquirir lo último de la tecnología y son muy felices, sinceros y creativos para solucionar problemas sin tecnología.

¿Conociste a gente muy preparada en lo tecnológico, pero con las manos atadas?

_ Conocí a muchas gente preparada en carreras universitarias relacionadas a la tecnología, pero no trabajaban en sus profesiones porque siempre intentan conseguir trabajos que estén en contacto con turistas porque las propinas son muy grandes para ellos. Cuba tiene más de 100 mil profesionales en el exterior.

¿Qué esperabas ver en Cuba?

En Cuba esperaba ver solo arena blanca y autos viejos…. sólo eso eran mis expectativas allá. Sabía que todo es muy controlado, aunque pensé que Internet iba a ser más accesible al menos para los turistas. Es muy difícil conseguir acceso a Internet y más al Wifi, excepto La Habana que sí había (en el hotel donde me alojé) aunque caro.

Mientras iba en el avión no pensaba mucho, sólo disfrutaba la primera vez de volar. Me extrañó mucho que un avión de Cubana estuviese al mando de un capitán francés, lo cual empecé a ver que algunas relaciones con otros países tenían pese al bloqueo económico.

Miedos no sentí, ni yo como turista ni la gente en sí: ellos son felices y viven sin muchas preocupaciones.  Vi entusiasmo por conocer los demás países.

Un par de Apuntes (o tres)...

1. El checkin en Foursquare más caro del mundo. No podía venirme de Cuba sin hacer checkin. El último día pagué 20 CUC (como 25 dólares o un mes de sueldo estándar de un profesional universitario) por una hora de wifi en La Habana. Así logré hacer mi checkin. Para mi fue caro y para un cubano ¡era imposible!

2. Cuando iba de una ciudad a otra en un colectivo lleno de turistas me senté cerca del chofer para hacerle algunas preguntas y conocer la forma en que viven. Era un ingeniero electromecánico que  manejaba su wawa hacía mas de 15 años. En voz baja le comienzo a hacer preguntas por las dudas que tuviera miedo de contar como vivían. Al rato se acerca otro turista y se agrega a la charla, acotando alguna que otra pregunta. En ese momento, el chofer agarró el micrófono del colectivo y empezó a responder todo lo que le preguntábamos, desde ideas políticas, de religión, de la sociedad. Me sorprendió la gran cultura que tenía y que no tenía miedo de hablar. Y como esta persona, la mayoría era así.

3. Pensé que sólo Cuba iba a ser un país super cerrado, pero al viajar por dentro de sus ciudades vi zonas de industria y me di cuenta de que tienen relaciones comerciales e internacionales con países grandes como China, Canadá, Rusia, Venezuela, Brasil y España. En cambio no tiene ninguna relación con EEUU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario