martes, 9 de abril de 2013

Cómo hoy dos medios arriesgan a perder lectores

En el tema aborto renunciaron a la objetividad, pluralidad de opinión y lo más grave, a informar bien. Por qué están en camino de generar un daño irreversible a la credibilidad.

Hoy en la prensa digital perder credibilidad significa perder lectores. Hay muchos mecanismos para derivar visitas a los periódicos en Internet, pero como contrapartida aún hoy no existe un método que verifique el nivel de credibilidad que tiene ese medio. Y eso parece ser bien aprovechado por quienes desde algunas Redacciones construyen la realidad desde lo que a ellos les parece (la ideología y sus prejuicios) y no sobre lo que realmente acontece, con las reglas básicas del periodismo: título informativo imparcial, los dos grandes puntos de vista en una misma nota, explicar bien el tema principal, corroborar las fuentes y estar muy bien informado antes de ponerse a escribir.

Es tan llamativo lo que presentaremos ahora que merece un fuerte análisis y por qué no, un fuerte debate adentro de las mismas Redacciones para plantear si realmente si el objetivo de querer que la Legislatura de Mendoza apruebe como sea el aborto (eliminar una vida en gestación, desde la concepción hasta antes de nacer) en Mendoza justifica la difusión de contenidos que se aproxima a la brutalidad. Lo aclaro porque esto no se corrobora tanto en otros temas, como sí lo es en el caso aborto.

Antecedentes del deterioro de la credibilidad por desinformar sobre aborto


"Ni siquiera los medios trataron lo que en sí es el aborto, qué significa, en qué consiste el protocolo, en qué lugares de Mendoza se hacen abortos, cómo son las mujeres que deciden abortar y por qué lo hacenqué sucede después de un abortoqué casos de trauma post aborto existen en Mendozaqué organizaciones acompañan a la mujer en estas situaciones (cómo lo hace el Gobierno provincial, si lo hace), cómo es en otros países, qué opinan los familiares y víctimas de los abusos sexuales, qué dicen los médicos y algunos referentes, y sobre todo, qué dicen los más discriminados (los hijos de las personas abusadas); cómo evolucionó la legislación de los derechos del niño desde 1922 y en qué cambiaron los derechos humanos desde esa época, por qué la Corte Suprema y la legislación argentina permite que se viole el derecho a la vida en el caso de las embarazadas por violación, investigaciones hechas en el mundo sobre consecuencias del aborto y qué experiencia se puede rescatar para superar este problema; ni siquiera nadie publicó o difundió una mesa redonda o debate sobre ésto, nada".

Más allá de estas apreciaciones que en este caso le suman periodismo y calidad al abordaje, el medio que sea que se pronuncie como se le cante. Pero una cosa es apoyar editorialmente el aborto y otra cosa, utilizar ese cuarto poder para desinformar.

¿Los grupos abortistas son toda la sociedad?

Lo siguiente en un compendio de artículos que hablan de lo mismo: de un proyecto del senador Matías Stevanato que busca ser una solución de fondo al tema aborto y que contempla, en primer lugar, permitir que el bebé nazca y en segundo lugar, acompañar, asesorar, asistir, contener y hasta compensar a la embarazada por violación. También contempla la denuncia para proteger a la víctima de una reincidencia del violador. Se lo conoce como Programa de Prevención, Asistencia y Compensación de toda mujer embarazada por delitos contra la integridad sexual.

El protocolo del aborto sólo se limita a eliminar la vida del bebé en gestación y listo: la mujer volverá al ámbito que generó la violencia que terminó en embarazo, sin asistencia psicológica ni nada, y con el riesgo de volver a ser violada. Eso es lo que decidió la Corte Suprema de la Nación.

Básicamente de eso se trata.

El medio que más se arriesga a perder lectores, diario Uno. En vez de profundizar este tema, hacer una sana comparación de los dos proyectos, de consultarlo con profesionales médicos y abogados, directamente se lanzó de reincidir en la manera en que desinformó en diciembre último, cuando se trataba el protocolo bochado (este video lo explica en dos minutos).

1. La nota El proyecto de subsidio para violadas y embarazadas es muy criticado, publicada en la versión impresa, muestra en negrita los graves burradas: por un lado reducir a subsidio lo que en realidad es subsidio más asistencia psicológica más hacer justicia (meter preso al violador) más acompañar a la víctima más permitir que el bebé nazca; por otro, reducir a toda la sociedad mendocina en grupos abortistas al sólo poner "es muy criticado".  Otra cosa: un párrafo arranca diciendo que "el punto más polémico, conflictivo". Eso no lo dicen las dirigentes abortistas, sino la misma periodista que escribió la nota. Entonces: ¿cuál es el criterio para llamarlo "polémico y conflictivo".

2. Otra nota de Uno escrita por una buena periodista repite el un error del título anterior: "El senador que propuso asistir a mujeres abusadas denunció que ha recibido amenazas". Al poner sólo "asistir" queda como equivalente a "subsidiar". Pero bueno, comprendamos que siempre un título corre estos riesgos: el lector informado sabe que asistir significa acompañar, contener, dejar vivir y subsidiar; para el lector no informado, asistir será sinónimo de subsidiar.   Por otra parte, uno de los párrafos finales expresa que "Indudablemente que uno de los puntos más rechazados". Así queda otra vez expuesta toda la sociedad, cuando lo que corresponde es poner "Indudablemente que uno de los puntos más rechazados por grupos que promueven el aborto".

3. Con todo lo explicado no es necesario aclarar cuál es el error del siguiente título: "Impulsan un proyecto para dar subsidio a violadas embarazadas". Luego la nota dice "polémico proyecto del senador...". Nuevamente la pregunta: ¿qué criterios justifican que sea polémico?  En realidad la nota la hace polémico: un párrafo breve explicando la atención integral que recibirá la víctima y un párrafo más extenso con lo aún no cerrado de este proyecto: el dinero que cobrará la embarazada. La nota cierra con una opinión pero no de un especialista del tema, sino de la misma periodista. Así debería haber sido siempre: opinión separada de la información, no las dos cosas juntas, porque así confunde.

4. Más desinformación: la nota "Continúa la polémica por el proyecto que pretende subsidiar embarazos productos de una violación". Lo hizo el diario digital, tiene cinco párrafos muy breves y en ninguno aclara que el proyecto de Stevanato y Segovia también pretende acompañar, asistir, escuchar, atender, contener y proteger a la embarazada violada. Todo lo contrario: habla de un monto de $4.200 que en ningún momento ambos senadores lo confirmaron (ni siquiera se refirieron a eso). Se refería a un debate en el programa Los Vecinos, dos de un lado y dos del otro lado, que se desarrolló muy bien hasta que el conductor del programa, Ricardo Puga, se metió de lleno y arruinó el debate.

Mdzol es el otro medio que sale con más información a apoyar el aborto, con la estrategia repetida en diciembre último de publicar la mayoría de las notas desde un solo punto de vista y con muchos títulos que por su falta completa de objetividad arriesga a que los lectores no le crean nada desde el inicio.

5. Como por ejemplo Subsidio para mujeres violadas... (asistencia integral para embarazadas por violación es el título que corresponde aquí), donde le chingan al decir que Stevanato es diputado. La nota El aborto salva vidas se entiende si se lee el artículo; un título mejor hubiera sido quizá "El aborto la habría salvado". Al decir "el aborto salva vidas" se descarta por completo los suicidios, depresiones y problemas físicos en general que arrastra el trauma post aborto. Ni qué decir de la vida que se elimina. Por más que una nota venga cargada de subjetividad por el grado de tragedia de la triste historia de vida que relata, los títulos tienen que ser objetivos, porque o sino confunden, convierten la verdad en mentira. 

6. Algo positivo para destacar en Mdzol es que cuando entrevistan al autor del proyecto superador al del protocolo del aborto, la misma periodista le pregunta si se trata de un subsidio.

7. Las notas La próxima condena será por no asistir a mujeres que aborten, Para Vietti, Stevanato resiste la protocolización del aborto no punible, Aborto no punible: la mayoría de las provincias no cumple el fallo de la Corte, Aborto no punible: Mendoza se expone a sufrir sanciones internacionales, Aborto: un caso testigo y Aborto no punible: ¿qué dice la Corte? abordan el tema sólo desde una opinión.

En este sentido, Frente Joven presentó a Mdzol dos artículos en respuesta a dos de las notas nombradas. Publicarla sería acercarse a los lectores. Uno de los mismos ya se publicó: Por qué Mendoza no será condenada internacionalmente por negar el aborto , de Valentín Vallone

El no insistir más en lo social, por ejemplo difundiendo historias como las que ofrece gratis a los medios el sitio Abortonopunible.com y otros, y sobre todo el no profundizar desde otras voces - o bien darle a cada nota la posibilidad una buena explicación de lo que es un aborto y los dolores, angustias y traumas que ella genera, hace que la opinión pública -a través de los comentarios- no acompañe a las notas en la mayoría de los casos, como también contribuye a restarle credibilidad general al medio y por ende, a perder la fe de sus respectivos lectores. Esta se da, sobre todo, porque al ser Internet gratis uno puede acceder a diarios con buen nivel de periodismo, como La Nación Line, y tenerlo como referente (lo que implicará las comparaciones con otros medios). Entonces, lo ideal es parecerse un poco más a los diarios con buen periodismo para que el lector -que ya conoce esos diarios- se sienta más ilusionado que defraudado con la propuesta del medio (en este caso) local.

No hay comentarios:

Publicar un comentario