viernes, 23 de agosto de 2013

Los argentinos somos cada vez más infelices

La Universidad Católica Argentina dio a conocer el estudio de la Deuda Social 2013. Uno de los indicadores sorprende: el 22,6% admite no sentir paz. Hace un año era el 21%. Además, el 9,2% de los hombres se sienten poco o nada feliz (hace un año era 8,8,%), la igual que el 11,3% de las mujeres. 

En el último año aumentaron los trastornos de sueño en Argentina (22,3%). También cada vez son más los argentinos que no cuentan con gente que lo ayude ante un problema (35,3%). En 2011, el 14,2% de los argentinos reconocieron no tener amigos y ahora es el 15,3%.

Y si a esto le sumamos que el 71,5% de los hogares particulares tienen problemas con el suministro de energía eléctrica, el 34,1% no tiene cloacas en casa, el 31,3% de las viviendas del país están rodeados de terrenos y calles inundadas, y que la capacidad de ahorro disminuyó 0,1% respecto de 2011, en tanto la pobreza aumentó de 24,7% a 26,9% en la población (15,5% a 16,9% en los hogares), nos encontramos ante varias razones para justificar por qué los argentinos sienten cada vez menos paz y felicidad.

Los datos corresponden al último informe de la Deuda Social Argentina hecha por la Universidad Católica Argentina y en alguna medida pinta de arriba a abajo la situación económica pero también social del país.

La investigación expresa que los individuos tienen la habilidad de utilizar los recursos espirituales que permiten afrontar las dificultades de la vida desde un sentido existencial, "para obtener una mayor capacidad de aprovechamiento de los recursos psicológicos y personales". 

Sin embargo, la mayoría de las personas afirma encontrar paz espiritual en su interior independientemente de sus problemas, e incluso albergan apreciaciones positivas sobre su espiritualidad independiente de las condiciones sociales en que se hallen inmersas.

El no sentir paz afecta al 27,2% del sector muy bajo y del 27,5% de los que viven en villas o asentamientos. Hace un año estos numeros eran menores: 23,5% para el sector muy bajo y 26,9% para los que viven en villas o asentamientos. Conclusión: estamos peor.

En cambio los del sector medio alto "están mejor" o sientan más paz respecto de 2011: 17,1% respecto de 17,9%.

Los porteños y bonaerenses sienten menos paz que los del Interior: 25,3% respecto de 18,1%. En 2011 era 23,1% en el Gran Buenos Aires y 17,4% en las provincias.

Los que tienen el secundario incompleto se sienten más infelices (24,9%) que aquellos que terminaron esta instancia de la educación (20,7%). Se puede explicar ésto en la libertad que uno siente por tener más opciones laborales y por haber ganado el desafío de superar una meta, que en este caso es terminar la escuela.

Los adultos de 60 años o más se percibieron con un nivel mayor de paz interior que los adultos de más de 35 años y todavía superaron el nivel de paz interior de los jóvenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario