martes, 10 de junio de 2014

Algo personal: de dónde vino el primer Simonovich

Me lo mandó mi hermano Federico y es una foto reciente de Dubrovnik (también conocido como Ragusa, que es "roca" en latín), situada en Croacia. En 1979 fue declarada patrimonio mundial de la UNESCO. Hoy allí viven más de 43 mil personas. En ese lugar nació Esteban Simonovich, quien en 1804 arribó a la Argentina desde Santiago de Chile, aunque otros afirman que llegó de Buenos Aires y se convirtió en el primero con ese apellido en el país. Ese Esteban fue bautizado en la iglesia de San Roque, como católico.

Dubrovnik, al igual que Mendoza, está rodeada de montañas. Es un pueblo católico que durante muchos años resistió a embates de turcos y otros pueblos musulmanes. Para lograrlo, entre los siglos XV y XVI construyeron murallas de hasta 22 metros de altura, en un perímetro total de 1,9 km. Se conservan intactas, así como sus 16 torres, 2 fortificaciones y 4 bastiones.

Luego vinieron al país otros Simonovich, entre ellos, los que constituyeron la rama judía.

Hoy vive en Mendoza un Esteban Simonovich, hijo de un primo mío. No hubo muchos con ese nombre desde 1804.

Alguna razón debe haber tenido para dejar ese hermoso lugar (quizás no era tan hermoso en 1804) y venir a este país (mucho no se puede analizar: pasaron 204 años).

Pero veo la foto y sinceramente, me dan ganas de reconstruir la historia, de adelante para atrás.


No hay comentarios:

Publicar un comentario